domingo, 1 de enero de 2006

Una verdadera historia de teatro

Publicado por la Revista Escenario. 2006

Abajo el telón es una película de Tim Robbins estrenada en el año 2002 y que actualmente se puede conseguir en cualquier dvdclub. Durante las dos horas que dura la película se reflexiona permanentemente sobre un teatro y, si Ud. lector dispone de poco tiempo y aun no la ha visto, le sugiero que abandone inmediatamente la lectura de esta nota y haga algo importante: Busque un lugar fresco de su casa, encienda el turboventilador y vea el film.

Ahora si Ud. llega a este segundo párrafo de la columna, hay tres situaciones en las que puede encontrarse: (1)Es un lector con tiempo, entonces siga leyendo. Muchas gracias. (2) Arrancó esta nota de la revista –no se lo diga a nadie de la Fundación- y ahora que pasó el tiempo la lee, como si fuera el protagonista de una de las películas de la saga “Volver al futuro”; o (3) Ya había visto la película antes de empezar la nota o guardó toda la revista.

En cualquiera de los casos, el guión tiene un Orson Welles de veinte años rumbo a ser la estrella rutilante y delirante que fue. La película también tiene, los miedos, las grandezas y las miserias de los trabajadores del teatro. Trabajadores “de delante” y “de detrás” de escena. La obra de Robbins desarrolla muchos otros conflictos de una época cargada de Rockefllers y un Diego de Rivera en el mismo lobby, donde la cultura y la vida eran política y viceversa. Por último, Abajo el telón desarrolla un personaje con mucha carga histórica: Hallie Flanagan, una suerte de heroína –en la ficción y en la vida real- que fue una de las primeras personas perseguidas por el fanatismo anti-anti-americanista, o anti-comunista de las décadas siguientes. Flanagan había dirigido proyectos de teatro experimental y luego toma el proyecto del Federal Theatre -un emprendimiento de Roosevelt-, con el doble objetivo de generar trabajo entre los obreros, autores, actores y técnicos, y por otro lado ofrecer una satisfacción y un medio de culturización a una ciudadanía deprimida.

Entonces, este columnista invitado propone, (y con un mínimo de los lectores iniciales a esta altura de la columna) subir el telón del 2006 aplaudiendo. Aplaudiendo a los héroes, estrellas, trabajadores de “delante” y de “detrás” de escena, y obreros del espectáculo que, siendo de carne y hueso y viviendo en Córdoba, estén dispuestos a jugársela por la próxima puesta.-

Data: Cradle Will Rock / Tim Robbins / EEUU / 2002.

Con Hank Azaria, Rubén Blades, John Cusack, Cherry Jones, Angus MacFadyen, Bill Murray, Susan Sarandon, John Turturro, y Emily Watson, entre otros.