sábado, 27 de octubre de 2007

WWW & XXX

El negocio del porno es -y fue- tan vigoroso que calienta a cualquiera con dos dedos (de frente). Cabe recordar que hace décadas, cuando se debatían entre los videos beta-max o los vhs, el porno se volcó al vhs y todo acabó muy rápido. Casi precozmente.

En 2007, los hábitos de consumo web, como recurso facilitador de contenidos para entretenimiento, se disponen a hacer polvo otros mitos: cada vez menos gente paga por porno. Mirar una fantasía sexual es tan fácil como chequear el clima. Y lo mismo se puede hacer por el prójimo: Los videos de sexo amateur terminan en tu cara con tanta facilidad que están corriendo a los profesionales. La propia arquitectura de la industria (tal vez la más grande de internet) está sacudiéndose.

Todos lo medios hablan de ello y, en el último mes, tanto Clarín como, El País de España se han detenido a reseñar el asunto. El periódico español dice “el 12% de las páginas web al-bergan contenidos para adultos, la palabra más buscada en la red es "sexo" y el 35% de las descargas tienen contenido sexual”. Un video de GOOD Magazine para la red es la fuente, y agrega que cada segundo 30.000 personas estarán viendo sexo on-line, que hay 300 sitios nuevos por día y que el 90 % viene de EEUU. Con esto, los norteamericanos se mandaron a guardar 3.000 millones de verdes en 2006.

Con la conexión, hoy nadie cae en la incomodidad de pedirle a la chica del videoclub “colitas calientes 3” y cualquiera, además de visitar una web hot sin que el barrio se entere, puede gozar de los cinco (o lo que aguante) minutos de fama subiendo sus performances. Pero, andar por esos sites trae consecuencias menos bochornosas que las ladillas de nuestros abuelos, pero más difíciles de curar. Dicen los especialistas que la dependencia del porno provisto por la pc puede generar “exceso de masturbación, aislamiento y pérdida progresiva de la capacidad de relacionarse personalmente con otra persona”. En el acto se me ocurren decenas de personas en con esta dolencia, que además de sitios porno, habitan en la net.-

martes, 23 de octubre de 2007

Límites Bestiales

(publicado por la Voz del Interior el 26.10.2007)

La reciente decisión de Costa Rica de convocar al artista Guillermo Vargas, más conocido como Habacuc para que les represente en la bienal Centroamericana de 2008, ha reabierto el debate en torno a los límites del arte. Esto debido a su instalación denominada Exposición N 1, que consistió en “exponer” en una galería de arte la muerte de un perro callejero. El animal, enfermo y recogido de un barrio pobre de Managua (ciudad en la que se situaba la galería que organizó la exposición) agonizó atado a una pared de la galería debajo de la frase “Eres lo que lees” escrita con doguis. La exposición se completaba con el audio invertido del himno sandinista, y la quema de piedras de crack y marihuana en un incensario.

Lo que ha horrorizado -más aun- a toda la prensa, es que esta agonía fue sin alimentar ni asistir al animal. Esta práctica absolutamente extrema del arte nos deja atónitos y perplejos, como observadores de la “muestra”. Sensación que se incrementa particularmente al tratarse de pares latinoamericanos, y no unos yanquis snobs, propios de un cuento de Capote.

Habrá que empezar diciendo que ningún canófilo fue a romperle la cabeza al galerista. Por el contrario se abrió una discusión en varios sentidos. Por un lado, casi toda la bibliografía sitúa los límites de las actividades artístico-culturales en los Derechos Humanos, concepto que no sirve para el caso. Si hablásemos de Derechos de los Animales, o simplemente de legalidad, pensando en una ley como la Sarmiento (que castiga la crueldad contra las bestias), cabe señalar que muchas veces se reivindican prácticas culturales ilegales, como los stencils, los graffitis, los proyectos ocupas, o las descargas ilegales de música vía web.

Por otro lado, el artista afirma que el perro hubiera muerto en uno o dos días, de todas formas y que esta pieza le permitió obligar a todo el mundo (literalmente se han escrito kilómetros de columnas en la prensa global incluyendo, por ejemplo, a Rosa Montero, de El País) a reflexionar sobre la hipocresía imperante. Se debe tener en cuenta que nadie atinó a soltar el perro, a llamar a la policía, o hacer algo concreto. Una verdad que se puede comprobar al observar las fotos de la inauguración donde los típicos asistentes de un vernissage toman un trago y conversan en el marco de la tétrica escenografía antes descripta.

Cabe, también, señalar que este tal Habacuc y la galería se han beneficiado, inclusive económicamente, de esta polémica, mientras que muchos foros reúnen firmas para boicotear sus trabajos futuros, en el mejor de los casos.

Mauricio Candussi, en un foro académico, señalaba desde la perspectiva filosófica que Nietzsche, a diferencia de Kant, considera a la moralidad superada por la opulencia de la estética: “El arte como libertad de la estrechez moral y de la óptica angular, como sarcasmo de ella. La evasión de la naturaleza donde la belleza se empareja con lo terrible”.

El debate, está generando miles de intervenciones en foros virtuales, hasta el límite de reventar la cantidad de comentarios posibles, pero nadie dice despreciar la obra de Habacuc por un juicio estético, porque no le guste, o porque no es culturalmente valiosa.

Sin embargo esta ambivalencia se sitúa en una dicotomía sobre los derechos de una muerte digna para el perro, o la libertad de expresión de quien le adoptó sólo para sacrificarle, aura de por medio.

Pero los medios, los espacios para la cultura, y genéricamente los espectadores, tenemos una tendencia a lo políticamente correcto. Esto es denostar a un Habacuc que hace su negocio poniendo dentro del cubo blanco, lo que la cotidianeidad de las urbes latinoamericanas ofrecen, o mejor dicho exhiben, en los basurales y riveras del río. O en la vereda de una galería.-

Otros Links sobre el tema:

http://opinion3ccv.blogspot.com/2007/10/guillermo-vargas-habacuc-mata-un-perro.html
http://www.nacion.com/ln_ee/2007/octubre/04/aldea1263590.html
http://www.nacion.com/ln_ee/2007/octubre/24/aldea1288876.html
http://www.petitiononline.com/13031953/petition.html
http://www.marcaacme.com/blogs/analog/index.php/2007/08/22/5_piezas_de_habacuc
http://www.elpais.com/articulo/ultima/Respeto/elpporopi/20071016elpepiult_2/Tes