viernes, 20 de febrero de 2009

La balanza cultural acusa un déficit

[Publicado por La Voz del Interior, en el Suplemento cultural del 19/02/2009]

Con el año tomando envión, y con el almanaque 2009 bajo el brazo, todos ejercitan una costumbre muy argentina, “hacer los números” de los últimos años para “ver como vamos”. En materia de cultura, este tipo de balances se puede apoyar en el renovado SInCA, Sistema de Información Cultural de la Argentina, y la flamante publicación Nosotros y los Otros, El comercio exterior de bienes culturales en América del Sur.

Números no tan simbólicos
El Sistema de Información es una herramienta cobijada en la Secretaría de Cultura de la Nación y nació con el Secretario José Pepe Nun. Sus datos son útiles e imprescindibles para cualquier trabajador cultural. La sección gestión pública tiene recursos de los últimos siete años como el porcentaje del presupuesto destinado a cultura, presupuesto por habitante, estructuras, etc.
Sin embargo, tal vez lo novedoso del portal sean dos apartados que han ido mejorando hasta la actualidad, cuando parecen recursos de un país del primerísimo mundo (si es que la crisis dejó algo llamado primer mundo). Éstos son Estadísticas Culturales, y el Mapa Cultural de la Argentina.
En el primer apartado, quien lo desee, puede interactuar con datos sumamente actualizados (generalmente hasta 2007 inclusive, 2008 aun no se ha comenzado a estudiar) sobre el aporte que la cultura hace al PBI, el empleo que genera, el consumo de cine, diarios, música, videos, libros, o derechos de autor. Las estadísticas adquieren valor añadido porque son de elaboración propia y como resultado de cruzar diversas fuentes.
Cine
Algunas revelaciones son: la cultura creció a un ritmo sostenido en los últimos años llegando al 3% del producto nacional, y dentro de su generalidad el cine es su motor. Sin embargo, y aunque su recaudación aumenta año a año, la cantidad de espectadores bajó de 44.5 millones, en 2004; a 37.2 en 2005; 35.1 en 2006; y 33.9 en 2007, último año procesado. En consumo fílmico, Córdoba va segunda, detrás de Buenos Aires y la Capital, con un promedio sostenido de 3 millones de espectadores anuales. La menos cinéfila es Santa Cruz que tiene poco más de 40.000 espectadores, habiendo descendido tres veces menos que en 2004.
Diarios
En materia de periódicos, y contrariamente al mito que la industria iba en descenso, de momento la inversión publicitaria creciendo desde 2003 con 963 millones; 2004 con 1.186; 2005 con 1.372; 2006 con 1.739, y 2007 con 1.902 millones de pesos. De 2007 sobresale la cantidad de diarios digitales: 396 para el país. También es llamativo que Entre Ríos y Corrientes tengan más medios on-line que las restantes provincias, salvo Gran Buenos Aires. ¿Será el wiki tereré inspirador?
Música
La música dibujó una curva insólita. Después de bajar precipitadamente desde 20 millones de unidades vendidas en 1999, a casi 6 millones en 2002, se fue recuperando: 10.6 (unidades) en 2003; 13.7 en 2004; 16.4 en 2005 y 2006; y 16.9 en 2007. Una historia sonoramente increíble.
Escribir, leer, representar y pagar la tele
El panorama editorial es auspicioso: la cantidad de títulos editados crece año a año igual que las tiradas. En 2004 hubo 18.828 títulos, 2005 contabilizó 19.636; 2006 hizo lo propio con 22.598; y 2007 llegó a 27.320, con un total de 92.768.996 ejemplares.
Es desalentador el escenario de la lectura. Seguimos ostentando una mayoría de “no lectores”, el 43.8%, contra 37.9% que leyeron de uno a cinco libro en doce meses. En cuestiones de teatro, la cosa se pone peor: la mayoría que “no fue al teatro” asciende a 85.5 %. Este dato contrasta con la cantidad de salas escénicas en el país que, en 2007, fue de 2.641, una sala cada 15.000 personas. Acá damos la nota: Córdoba tiene más salas que el gran Buenos Aires.
La TV paga no se apaga, con un crecimiento promedio del 10 % anual, desde 2003 hasta esta parte, superando medias históricas.

El mapa numérico
Esta sección presenta nuevas prestaciones interactivas que parecen de ciencia ficción, ya que no sólo contabilizan, también ubican geográficamente, y con un nivel de actualización inmediato. Una vez elegida la provincia, y luego de chequear –por ejemplo- que actualmente el país tiene 500 cines, 3500 editoriales, 8100 quioscos de revistas, 3100 librerías y 2600 festivales y fiestas, podemos decir del mapa cordobés que:
Nuestro mapa tiene 80 editoriales de medios, 201 de libros, 115 radios, 67 museos, 5 espacios declarados Patrimonio de la Humanidad UNESCO, y –siempre según la última actualización- 160 festivales y la asombrosa cantidad de 522 fiestas populares. Además es fácil identificar a los 4 espacios donde hay pueblos indígenas. Cuánto y dónde, a un click de distancia.

¿Quiénes somos nosotros?
La otra gran novedad estadística es la presentación de la publicación Nosotros y los Otros, El comercio exterior de bienes culturales en América del Sur, que tuvo lugar hace poco más de un mes. El libro es un esfuerzo coordinado con el Ministerio de poder popular y cultura (¡vaya nombre!) de Venezuela y analiza el comportamiento del intercambio cultural y comercial dentro del bloque del MERCOSUR. Vale decir que la publicación es el meritorio resultado de haber conseguido consensuar los sistemas de medición en cada país.
Abarca el complejo editorial, fonográfico y audiovisual, con los problemas propios de un emprendimiento pionero. A modo de ejemplo, libros y películas son valoradas, a la hora de exportarse, según su peso por lo que un largometraje está valuado en unos $ 3500. En el caso de los discos, se determina el país donde se “imprimió el disco” pero nada se dice del origen de la música que contiene, o su familia estética. Este tipo de estudios pretende modificar estas métricas obsoletas.
El primer resultado señala un bloque con la balanza comercial cultural deficitaria. Importamos mucho más que lo exportado. Analizando país por país, se puede decir que Brasil es el único que –gracias a su industria tecnológica/cultural- tiene saldo favorable, mientras que Argentina es la que más importa. Por eso su balanza está peor (importamos cultura por un 5.8% del total de importaciones, y mayoritariamente de México [38%], y Brasil [59 %]).
Otro dato revelador es el destino de las exportaciones culturales del MERCOSUR, se queda en América Latina, siendo mayoría (87% de las exportaciones y 73% de las importaciones) los denominado bienes conexos o auxiliares (productos para reproducir cultura). Brasil por ejemplo, exporta mayoritariamente lectores de CD y DVD.
En cuanto a los bienes característicos (expresiones de valor simbólico en sí mismas), las exportaciones argentinas mejoran su lectura pues este tipo de bienes netamente culturales representan el 60% de lo exportado, contra el pequeño 2% Brasileño.
Entonces, descontando los reproductores, no nos va tan mal.
Como conclusión, las balanzas comerciales de los países analizados dieron saldos negativos en este período estudiado (2006) lo que demuestra que la cultura aun no sigue el tren de otros sectores, ni está perjudicada por el tipo de cambio. Por otro lado, salvo Argentina donde el Cine es una industria muy fuerte, el 70% de la actividad de la región está vinculada con lo editorial.
Estas estadísticas deben ser un punto de referencia que nos ayude a entender porqué este crítico 2009 no sólo afectará al consumo de comida o automóviles, sino que dibujará un horizonte desolador para el sector cultural, donde los habituales movimientos “en negro” magnificarán la brecha. Además la esfera pública internacional y nacional va a sufrir una contracción en todos los sectores, y como es habitual, ésta será mucho más fuerte en el ámbito simbólico, víctima predilecta de recortes.-
Estadísticas, mapa interactivo y una versión en pdf del libro colgados en www.cultura.gov.ar .

domingo, 15 de febrero de 2009

El teólogo de la naturaleza

(Publicado en la Sección de Opinión de La Voz del Interior, el Sábado 14/02/2009)

Con acontecimientos en todo el mundo se celebran dos siglos de Charles Darwin, quien respondió al gran interrogante ¿de dónde venimos?


La celebración de este Darwin day es tan importante porque el padre de la teoría evolutiva ostenta 200 años, y su best seller El origen de las especies, sopla 150 velitas. La efeméride posiciona al maestro en la misma categoría que Sigmund Freud, grandes pensadoresdel SXX. Hipotéticamente deberíamos incluir un economista para cerrar la trinidad, pero hasta tanto no se supere esta crisis global, deberemos dejar bacante ese nombre.

Freud y Darwin nacieron en el siglo XIX, un período esplendoroso al que la fotografía, el cine, y la electricidad iluminaron por el camino del progreso. Pero ambos debieron esperar que el siglo veinte les hiciera justicia ya que la fama acumulada en vida no tiene comparación con la actual popularización cotidiana de sus hipótesis.


Darwin puro

Charles de nacimiento, llegó en la última cigüeña (bicho claramente pre-evolucionista) el 12 de febrero de 1809. Tempranamente interesado en temas de naturalismo, y descendiente en línea directa de abuelo y padre médico, optó por esa carrera cuando tenía 16 años. Como las materias le parecían aburridas y las clases de cirugía espantosas, vagó por el currículum académico gracias a la cómoda posición económica de su familia, sumando méritos con ponencias y publicaciones, pero nunca con las calificaciones. En un momento dado juntó fuerzas para decirle a papá Darwin (un urso de 188 centímetros de estatura y 150 kilos) que abandonaba la facultad.

El segundo intento vocacional de Charles fue la actividad eclesiástica, algo que él mismo recordaría con ironía al decir “Si pienso con qué fervor fui atacado después por los ortodoxos, me parece divertido que algún día hubiera tenido la intención de ser clérigo”.

No está claro quien convenció a quien: si el megapapá que quería liberarse del ecléctico hijo, o el hijo que quería vivir la aventura de su vida, pero lo cierto es que Charles se subió al HMS Beagle comandado por el capitán Robert FitzRoy, como naturalista ad honorem. A pesar de su oscilante formación formal, Darwin fue muy metódico en sus recolecciones, observaciones y anotaciones durante los cinco años que duró la expedición. De las múltiples hipótesis que desarrolló el viaje, la más significativa lo conduzco a pensar que las especies de los seres vivos se habían modificado, durante grandes períodos de tiempo, para adaptarse a los entornos.

A su regreso, y profundizando sus estudios realizó numerosas publicaciones en torno a estos temas, a veces, junto a colegas cuyas teorías convergían con las suyas.

El origen de las especies fue publicado en 1859, y se catapultó como un éxito inmediato, a pesar de sus revolucionarios conceptos. El material despertaba el interés, inclusive, de los ciudadanos comunes que acudían a lecturas públicas. Mientras, la comunidad científica inició un debate que finalizó cuando la genética de Mendel ratificó las grandes directrices de la teoría evolutiva. Sin embargo, en el campo religioso, sus ideas fueron atacadas violentamente desde un comienzo y hasta mucho después de su muerte.

Darwin, además de un pensador y trabajador dedicadísimo, fue un buen padre para sus diez hijos. Su funeral hizo patente el reconocimiento del estado, al ser enterrado entre los grandes de Inglaterra. Hasta acá su hoja de servicios.


Darwin para amar

Pero este contribuyente conceptual del progresismo, proyectó tanta clarividencia en sus trabajos como en su vida excepcional. Tengamos en cuenta que Darwin tuvo una relación intensa con nuestro territorio nacional pues el mítico viaje describió un itinerario que bordeaba la argentina, con importantes expediciones y voluminosos resultados. Además de la actividad científica, se encontró con Rosas –en plena campaña- y de la entrevista sacó varios apuntes, entre ellos la vehemencia del interlocutor y que “la charla terminó sin una sonrisa”.

Además de su período como atrevido expedicionario, su producción fue el punto neurálgico (perfectamente podría ser neurológico) del pensamiento innovador.

Tómese debida nota, como dato relevante, que agotada en un día la primera impresión de El origen… se mandaron a re-imprimir versiones en todos los idiomas europeos, japonés y el bíblico hebreo.

Un dato irrelevante pero revelador es que Engels convenció a Marx de las similitudes entre las teorías de uno y el otro. El segundo, Marx, le pidió que prologara su próximo libro, nada menos que El capital. El convite fue rechazado con el siguiente argumento “Bastantes problemas tengo ya con la Iglesia para añadir otro más”. Ciertamente la Iglesia no le quería, ni le quiso, ni le quiere. Una relación con exabruptos como el juzgamiento en USA, ya en 1925, del libro de Darwin, y un profesor que lo enseñaba. O cuando Bush Junior despreció su teoría. O el hecho que los movimientos radicales híper-extremistas de la fe católica aun lo nieguen. Sin ir más lejos, los lefrevristas, lo ignoran de la misma forma que en algunos casos desconocen el holocausto nazi.

Ta vez menos indignante y probablemente con un registro escasamente riguroso (puede ser un mito que compartirían James Cook, y después el propio Darwin), están quienes dicen que al enfrentarse con los marsupiales gigantes de Australia, Charles preguntó a un nativo como se les llamaba. El aborigen respondió “gangurru”. Que en su idioma habría significado “no entiendo la pregunta”.


Darwin para brindar

Tan explosiva ha sido la figura de Carlitos Roberto Darwin y su hipótesis que los simios son nuestros ancestros, que los hermanos catalanes Vicente y José Bosch, dueños de la fábrica de Anís de Badalona, incluyeron en sus las etiquetas de sus botellas la cara del naturalista más grande todos los tiempos. Pero el retrato del anís tiene dos particularidades. El rostro de Darwin está en un cuerpo de simio, no se sabe si por sarcasmo o marketing, y la mano derecha sostiene un cartel que dice "Es el mejor. La Ciencia lo dijo y yo no miento".

Hablando de ciencia, su imparable camino hacia un futuro de células madres y posibilidades genéticas sigue saltando enfermedades como si se trata de un atleta olímpico en una carrera de obstáculos. Con el tiempo, las condenas o discusiones que parecen tener sentido en estos meses serán puro ejercicio anecdotario, como las protagonizadas por el hombre bicentenario con Rosas o los canguros, en un puñado de años.

Tal vez el asunto sea evitar situaciones como la que relata Ray Bradbury en Crónicas Marcianas “-Tiene razón- dijo el capitán-. Tal vez Spencer y yo hubiéramos podido entendernos (Spencer luce un tiro en el pecho y el capitán es el autor). Pero Spencer y usted, y todos los demás, no, nunca. Es mejor que haya muerto. Páseme la cantimplora”. Presumiblemente, agrego yo, esa cantimplora contenía Anís del Mono.-

¡A rockear mi amor!

(Publicado por la Revista Ocio, Número de Febrero de 2009)

¡A rockear mi amor!

[festival de Rock]

Cosquín Rock 2009, el Woodstock cordobés, se dispone a zangolotearnos como cada año. Las sierras vibrarán con acordes de baterías y guitarras desde el Viernes 20 de Febrero, en lo que promete ser la gran cita de la música. Y, como buena noticia, no hace falta ser pogero profesional (o novia de pogero, prototipo de pulposa chica en un videoclip heavy) para disfrutarlo. La grilla de fechas incluye en el primer día, desde Intoxicados o Babasónicos hasta León Gieco. Además, si quien lee esta nota tiene un buen par de borceguíes, seguro que disfruta de Horcas. Ellas también tiene su lugar el Viernes 20: las Lucila Cueva brillarán entre tanta testosterona. El sábado, el plato fuerte es Deep Purple (aunque toque Almafuerte), y el domingo Los ratones, Piojos y Pelotas transformarán la noche en un delirio para todo público, incluyendo a quienes no quieran ensuciar sus sandalias y opten por las Carpas VIP. Si alguien no se hubiera quedado ronco de tanto corear Smooooooke on the Waaaaater tiene la opción de ver a Manu Chao, el Viernes 27 en el mismo predio. Todo alternativo que se precie de tal perderá su carnet si no va.

Abonos de $179 // Más info en www.cosquinrock.com

Si se entera Cristina, arranca todo

[intervención artística]

Dolores Cáceres, artista conceptual y rebelde incansable, presenta en los jardines frontales del Museo Caraffa una intervención que transformó ese espacio en una plantación de soja. Esta nueva acción de la artista que nunca pasa desapercibida, insta a reflexionar sobre los límites del arte, el rol de los museos y como las posibilidades creativas se suman a un debate de profunda actualidad. La poética de esta obra, su potencial visual, y su enclave urbano en una zona también llamada Palermo Soja, permiten diversas lecturas y múltiples capas de análisis. Como debe ser un trabajo de este carácter.

Frente a Plaza España // Más info en http://proyectoquesoy.blogspot.com

Ni simple, ni cartero

[Artes Visuales]

Dentro del museo sigue exhibiéndose la muestra del artista argentino Edgardo Antonio Vigo, pieza clave del movimiento de arte postal en Sudamérica. Mundialmente reconocido y localmente ignorado, muchos de sus trabajos, en plena dictadura, estaban realizados sobre piezas de correo, como cartas o sobres, y denunciaban el terrorismo de estado que, sin ir más lejos, se cobró la vida de su hijo Palomo.

Av. Hipólito Irigoyen 651, 0351 4333412 // Más info en: www.eavigo.com.ar o www.museocaraffa.org.ar

Vaya ironía

[concierto en Buenos Aires]

Alanis Morrisette (34) se presenta en Buenos Aires, para deleite de chicas y chicas, el 12 de Febrero. La canadiense, autora del célebre Ironic, un himno de la MTV, había dejado pasar casi 10 años son pisar suelo argentino, y lo viene a hacer después de la reina Madonna. Justo ella, que llegó a ser la princesa, cuando su álbum debut Jagged little pill se transformó en el álbum debut más vendido de la historia y el séptimo de la industria. Alanis, además de cantar, componer, tener grammys y globos de oro, y estar comprometida con varias causas, es bastante bajacaña: tiene en su haber a pescaditos de la talla de Ryan Adams. ¿Será por eso que su filmografía incluye a “Monólogos de la vagina” o la afamada “Sex and the city”.- Su nuevo disco se llama Flavors of Entanglement –no tiene mucho que ver con sus trabajos anteriores- y se presenta en el Luna Park.

Entradas desde $80 hasta $400 // Más info en ticketportal.com.ar