domingo, 19 de diciembre de 2010

Santa Claus y su globalización

(Publicada originalmente por el Suplemento dominical Temas, de La Voz del Interior, el 19/12/2010)

El Niñito Dios está prácticamente jubilado a pesar de su temprana edad. Cumplirá, supuestamente, 2011 años. Papá Noel (también aparenta menos de sus 1700 años) es la americanización de la navidad. Su fama se extiende con las imposiciones a las que nos somete la globalización y la culturización desde el norte hacía el sur.

Escenas de la vida navideña

Vitel toné. Sidra. Melón con jamón. El mantel para las ocasiones especiales. Todo el mundo con el pelo limpio y mamá sacándole una manchita de asado a la camisa nueva de papá. Papá, por consiguiente, cortando las morchillas en cuero, su mejor indumentaria para el calor del 24 de diciembre. El niño que llora con la mano quemada en alto y es socorrido por la última tía soltera del clan somos todos nosotros, hace años, cuando esta ceremonia gastronómica de unidad y diversidad familiar era presidida por un Niñito Dios que plácidamente descansaba sobre el aparador, en su pesebre, rodeado por los reyes magos, algunos animales del establo y seres infiltrados desde otros imaginarios como un soldadito de goma, una cebra, y un robot que en la mística de alguna familia se solidarizaban con la causa de noche buena.

La última en sentarse debía ser la abuela, que antes nos había mandado en fila, con raya al costado y bermudas nuevas, a la misa más obligatoria del mundo: aquella que garantizaba la recepción de los regalos. Toda la decoración navideña tenía camellos, piedras y un cierto aire desértico-israelí. La batalla entre el pequeño Jesús recién nacido (en rigor, una tradición de los franciscanos) y Papá Noel, alias Santa Claus, alias San Nicolás, alias San Nikolaus aun no había terminado con la casi extinción del primero y la expansión consumista del segundo.

La Globalización explicada por Papá Noél

Aunque la pirotécnica banda sonora tiene la misma base, y los gritos alegres de un tío beodo se siguen enarbolando en la cuadra mientras se acercan las doce, los villancicos suenan cada vez más industrializados y sólo mi mamá le pone pbirutas al último -y bastante cachado- Niñito del hemisferio sur. Santa se impulso, y su historia atraviesa siglos marcando la estela de la globalización, de la transculturización. Esa reescritura permanente del ícono religioso-cultural nos indica como dejamos de creer en lo místico para pasar a creer en el poder de la publicidad. Nos indica, también, que dejamos de proyectar nuestros deseos y encuentros para transformarnos en espectadores de consignas mundiales decoradas con nieve artificial, pinos nórdicos y renos.

Santa anualmente despega, no desde aeroparque que tiene problemas graves de tráfico aéreo, sino del Polo Norte que es un lugar ubicado bastante más atrás del Uritorco. Este es su pasado desconocido.

Desenmascarando a Papá Noel

Papá Noel nació de verdad en un tiempo impreciso de siglo tres en Turquía. Hijo de padres adinerados y católicos (ambos adjetivos excepciones en aquel entonces), se destacó desde pequeño por su generosidad. Los progenitores murieron jóvenes, entonces Nicolacito entregó gran parte de su fortuna familiar y tomó los hábitos para dedicarse a una religión minoritaria y perseguida, el catolicismo. Antes de llegar a ser obispo fue apresado y cuando estaba a punto de ser ejecutado fue rescatado por Constantino, el primer emperador católico. Al pobre le había quemado la barba, tal vez por eso -y en un gesto de justicia histórica- las idealizaciones posteriores le ampliaron, alisaron y embellecieron su envidiable y sedosa barba blanca.

Entre sus milagros más reconocidos escribe la versión oficial del santoral comentado que en medio de la fría noche, una paupérrima familia compuesta por un padre enfermo y tres famélicas hijas solteras secaban sus medias al calor de la chimenea. Repentinamente vieron caer cincuenta monedas que ingresaron certeramente a la media de una de las hijas, salvándolos de los desastres y el horror del hambre. La noche siguiente, para sorpresa de todos, se repitió el milagro, pero con la media (afortunadamente no agujereada) de otra de las hijas. La tercera noche, ya atentos, recibieron el milagro e inmediatamente salieron de la casa observando como una figura huía para conservar anónima su bondad e ingresaba en la mansión del Obispo Nikolaus. Además de la generosidad, Nikolaus resucitó a varios niños y su especialidad fueron los salvatajes de marineros. Su muerte (346 DC) no fue impedimento para seguir con la actividad milagrosa deciseis siglos más, hasta la segunda guerra mundial, cuando siguió rescatando niños en su ciudad natal. Su poder sobrenatural le transformó en uno de los santos más populares de la antigüedad. Fue canonizado velozmente considerando lo que demanda ese procedimiento, el único más tedioso que el trámite para sacar el pasaporte en la policía federal de calle Derqui. Su cuerpo descansaba originalmente es su ciudad natal de Myra, pero durante las invasiones mahometanas se le traslado en 1807 a Bari, Italia. Actualmente hay un desdoblamiento entre San Nicolás de Myra y San Nicolás de Bari, y entre los que suman más de dos mil templos.

Como falleció una triste noche del 5 de Diciembre, el carácter bonachón, generoso y la predilección por los niños de este Santo impuso la costumbre de hacer regalos a los pequeños cada año como un homenaje.

Esta celebración cobró más fuerza y notoriedad en Bélgica y Holanda como la fiesta de Sinterklaas, donde sigue vigente. Entonces, los pobres del pueblo dejaban sus zapatos en la iglesia el 5, para que esa noche los más pudientes les dejaran dinero y el 6 a la mañana reinara la alegría. Cómo llegaron estos países, desde ahí, a los altos índices de presión fiscal y sus políticas de distribución social, es un verdadero misterio navideño. Lo cierto es que Sinterklaass llegó por años a estas geografías en un barco de vapor proveniente de España, con quien entonces sería su ayudante, Pedrito el Negro.

Un santa transoceánico

Los holandeses se hicieron a la mar son sus bártulos y creencias en el siglo XVII y fundaron una ciudad que se llamaría Nueva Ámsterdam y, desde el primer Diciembre que pasaron en América, celebraron el día de Sinterklaas. Con el tiempo Nueva Ámsterdam pasó a ser Nueva York, y Sinterklaas pasó a ser Santa Claus.


Desde la gran manzana hacia el mundo

El siglo XIX trajo una popularización de Santa Claus en New York City, quien primero perdió a su ayudante negro (aparentemente las mejoras salariales que otorgó CFK obligaron a la patronal a elegir renos, acordes con la fauna norteamericana). Comenzaba el período estelar de Rudolf. Santa, por su parte, perdía la silueta y su aspecto delgado para, de la mano de la Harper´s weekly y el diseñador Thomás Nast, transformarse en un sujeto similar a los obispos de ese siglo: gordo y vestido de armiño. El rojo marlboro, color navideño hasta el hartazgo, aparece entonces de forma intermitente para legitimarse con el libro “The Life and Adventures of Santa Claus” de Lyman Frank Baum. Este autor no obtuvo mucho éxito con el libro y decidió escribir otro volumen de su saga más famosa: El mago de Oz. Sin embargo el estereotipo, la caricaturización, ya estaba implantada.

Hasta comienzos del SXX Santa Claus era uno de los tantos héroes, santos, o deidades que repartían regalos a los niños. De hecho competía con Befana (el hada italiana que distribuye chocolates en la epifanía del 6 de Enero); el caga tió o tió de Nadal (una escatológica tradición catalana con un tronco que regala turrones y golosinas); los Reyes Magos (supuestamente representantes de religiones paganas que rinden homenaje al nacimiento de Jesús, también el día de la epifanía) y tantos otros que podrían ser parientes remotos de las celebraciones romanas en torno a la figura de Saturno, precursor en la distribución de regalos de grandes a chicos, y actualmente investigado por la justicia debido a que tendría acciones en empresas jugueteras.


Santa a través de las industrias culturales

Los medios de comunicación inician su reinado y Santa viaja por ellos a bordo de su trineo hacia todo el mundo. En Francia el nuevo Santa Claus se populariza aceleradamente y se le afrancesa el nombre usando Noël (designación francesa de natal, nacido en el natalicio). Una vez europeizado Noel, España le castellaniza directamente. Nuevamente montado en las dinámicas culturales y comunicacionales, gran parte de Iberoamérica le conoce por Papá Noel. Ya no viene sólo, trae un pino nevado, una coca-cola, y una gran parafernalia invernal difícil de soportar cuando, disfrazados, levemente borrachos y muy jojocosos saltamos la tapia sudados como Nalbandián en el ultimo set, e intentamos sostener una costumbre que parece milenaria mientras el modesto Niñito Dios, escoltado por sus tres fieles reyes, un soldado y una cebra, recuerda sus tiempos protagónicos apresado en la bolsa de los adornos y juguetes viejos.-

En contra y a favor

Diversos grupos, católico o no, se oponen a la hegemonía de Santa Claus, sobre todo en Austria y Alemania donde tienen cierta entidad legal y gran difusión. Las críticas se basan en la falsa teoría de que la Cola-Coca es su inventora mientras que esta empresa sólo le adoptó bastante crecidito, con sonrisa y traje rojo ya calzado. En todo caso sí le cabe responsabilidad en su desmedida popularidad publicitaria.

En Norteamérica es tan fuerte la energía benefactora que irradia la imagen de Santa que hay toda una producción de películas, canciones, y libros que así lo testimonian. Se podría destacar una excentricidad, el libro Tombuctú (1999) de Paul Auster que relata las aventuras de un ex–drogadicto que en un rapto místico siente el impulso de hacer el bien inspirado en Santa y se lanza a las calles, con su perro Mister Bones a vivir una vida de mendigo ante la atónita mirada de su idische mame.-

jueves, 16 de diciembre de 2010

Los excesos de Marta Minujín

(Publicado por el Suplemento VOS de La Voz del Interior, el Domingo 11/12/2010)

¿Quienes son Marta Minujín?

Madre, hija, viajera, pero sobre todo artista, Marta Minujín es difícil de descifrar desde el comienzo: la biografía publicada en el catálogo señala que nació en 1941, aunque la protagonista dice haber hecho trampa para alcanzar una fraudulenta mayoría de edad. Afirma que nació en 1943. Hija de una familia acomodada estudió arte desde los doce años. En 1957 se recibe de maestra de bellas artes, siguiendo vocacionalmente a diversas cátedras de pintura y escultura. En 1961 se casa en secreto con el reconocido economista Juan Carlos Gómez Sabaini, y con los años tendría dos hijos. Facundo Gómez Minujín, es abogado especialista en finanzas internacionales y presidente de la Fundación arteBA desde 2008, de tales palos esta astilla. Desde su primera exposición individual en 1959 hasta la actualidad, ha recorrido la escena internacional junto con los más grandes de su tiempo, al mismo tiempo que sacudía el frágil mundo del arte argentino. Vivió en NY o París con la libertad propia de quien afirma estar casada sólo con el arte. Combinó premios con una fuerte exposición mediática y tal vez por eso el gran público que no le da entidad a lo que considera un fenómeno vacío. Más allá de las críticas o algún episodio con la justicia, es la referencia indiscutida de un arte provocador y contemporáneo. Es la primera artista argentina que, ya en los sesenta, hizo una carrera global ampliando los límites de la creación, tal hasta fuera de ella misma. www.martaminujin.com


Arte! Arte! Arte! Tres décadas desbordando museos
La obra de Minujín es, por definición, un exceso. Esa celebración, esa libertad para crear por fuera de los moldes ha incomodado
históricamente a espectadores e instituciones exigiéndoles una ampliación de aquello que entienden por “arte”. Este merecido homenaje, justamente tiene como virtudes generar un cuidadoso relato con poca obra física (recordemos que la artista se ha caracterizado por obras efímeras, acciones y happenings), y conseguir que ese relato muestre la complejidad de cada uno de sus desbordantes proyectos concebidos desde la megalomanía. Ver la muestra es recorrer ese itinerario estético y profesional donde cada propuesta se vivencia intensamente al mismo tiempo que desnuda la difícil producción de esas acciones que dialogan con el espacio público y hoy, más que un museo, necesitarían una ciudad para contar su historia.

Marta Manda, Malba acata

Como ya es habitual en el Malba, esta muestra especialmente concebida por el museo y la curadora inicia su relato en el segundo piso. Particularmente en este trabajo que la curadora ordenó meticulosamente a partir de una línea temporal.

Lo primero que un espectador ve son dos cuadros iniciáticos cargados de una intensión geométrica y alguna añoranza del volumen que se nutren de un provocador colorido. Inmediatamente en frente se exhiben varias obras de una Minujín que intenta zafarse de la bidimensionalidad buscando la escultura. Son cajas que albergan formas, son lo último parecido a un cuadro que verá el visitante (y eso que recién estamos ingresando a la primera sala y a la vida de la creadora). Son trabajos matéricos fechados en 1961 y 62. Inmediatamente después aparece uno de sus primeros trabajos con colchones, perteneciente a la exposición El hombre antes del hombre. Exposición de cosas (1962). Esta pieza es un emblema de la muestra, al ser portada del catálogo, y establece tres constantes a lo largo de todo lo expuesto (1) cierta dimensión lúdica - doméstica – pop en las piezas que reducen la distancia con el público desde un lugar supuestamente menos serio, (2) un quiebre en lo que se entiende por arte en cada tiempo -aun se cuestiona su valor como obra de museo-, y (3) una lectura irónica y social que en muchos casos pasa desapercibida debido a la potencia estética de los objetos o acciones producidas. Piezas de esa época, documentadas en video con botas militares y cartucheras de pistolas insertas en los colchones denuncian un compromiso precursor que todos deberíamos reconocerle a esta artista supuestamente descomprometida.

Marta viaja a París varias veces en los primeros sesenta y la muestra así lo refleja. El recorrido de la exhibición comenzará a apoyarse cada vez más en documentos en video o fotografías porque la artista elije el arte de acción del que no quedan vestigios materiales. De hecho, es tal la tensión entre los happenings y las piezas objetuales que se exhibe un gran video donde se relata como, después de vivir en París sin dinero para comer, durmiendo en una bolsa de plástico entre las ratas y bañándose de prestado cuando se podía, Marta Minujín quemó toda su producción hasta ese entonces en una performance (La Destrucción, 1963) que incluyó a toda una generación, como el joven y aun desconocido Christo, o Jean Jacques Lebel.

Ingresamos en otro ambiente donde abundan fotografías de Minujín con las manos en la cintura. Es casi una niña que no conoce peluquerías pero con una mirada desaforada cuyos ojos persiguen al espectador hasta una escuálida documentación de lo que tal vez fue el mayor delirio y su más compleja obra: El suceso plástico (1965) de Montevideo. Fue una acción con público donde forzudos, lechuga, prostitutas y jóvenes amantes rociados con pollos que caían de un helicóptero montaron una propuesta que, aun hoy, resultaría difícil de explicar. En frente coloridos colchones, originalmente producidos en 1964, y reeditados este año recuerdan movidas como ¡Revuélquese y viva! (1964/85). En el mismo espacio se erige un templo acolchonado para que vivamos una breve sensación soft. Al salir volveremos a enfrentar la tensión perturbadora de esa mirada congelada en fotos de los sesentas.

Toda una época

Seguidamente aparece un portal negro que indica que la muestra, y la vida de Minujín, entran al Instituto Di Tella donde el critico Romero Brest la impulsaría de forma definitiva. Hay un sinnúmero de proyecciones, inclusive en el piso, que se mezclan con neones y su rutilante fuente de luz. Estamos, por un momento, eficazmente situados en una etapa estroboscópica de la creación argentina. Vemos registros de La Menesunda (1965) y El batacazo (1966). La etapa diteleana también muestra la preocupación por los medios masivos de comunicación que prematuramente tuvo Minujín. Una arriesgada museología de dos espacios inmersivos con proyecciones, literalmente nos transportan a esa tv que pretendía ser –como este arte contemporáneo- una invitación a la innovación, la tecnología y el internacionalismo. Aparecen aquí varios vestigios del minucioso trabajo de logística y producción que demandaba, allá cuando no había computadoras, estos trabajos como el Minucode 1968 (una experiencia cinematográfica total) o el Minuphone 1967, lisa y llanamente una obra de arte y tecnología interactiva.

Los setentas tienen otro espacio y un tono completamente hippie con epicentro en los Estados Unidos y donde no nos imaginábamos a Minujín. La trayectoria pareciera abandonar por un segundo esa compulsiva productividad mientras Marta se desenvuelve con naturalidad entre estrellas de la talla de Janis Joplin, Lennon, Hendrix o Allen Ginsberg. Asistimos a un espacio cubierto de recortes de revistas, pinturas luminiscentes y varios trabajos manuales, hoy incunables, que relatan las experimentaciones con ácidos, y para que quedarnos cortos, todo tipo de drogas. Importación -exportación, de 1968 ya instalaba temas de flujos culturales que Néstor García Canclini todavía no había escrito.

Sobre el final del recorrido, en este piso del museo, entramos en los setenta cuando varias fotos nos enseñan trabajos preformativos más corporales. Marta brama, desde un pequeño plasma que hay más arte en otro piso. Imposible no hacerle caso.

El espacio público como marco

Otro piso, otra obra. Desde el 1976 en adelante se plantean trabajos más ideologizados que hacen foco en los procesos sociales y sus lazos, así como el espacio público, la monumentalidad y ese arte de vinculación que muchos años después Bourriaud transformaría en su teoría de Estética relacional. Los trabajos que más recordamos de Minujín son de esta etapa. Acciones con repollos o naranjas son el disparador para La Torre de pan 81980), El obelisco acostado (1978), o Carlos Gardel de fuego (1981), literalmente algodón en llamas. Nuevamente la falta de objetos de arte es suplida por documentos en video, fotografías y planos que demuestran la enorme complejidad de estas iniciativas. La muestra cierra con El Partenón de libros (1983), un mítico trabajo que marcó el comienzo de la democracia casi tanto como Alfonsín dándose ambas manos en señal de victoria. Fue, en pleno centro porteño, un Partenón de proporciones épicas completamente conformado por libros que habían estado prohibidos. La artista habla con un megáfono, ya es una rockstar, y los primeros planos de su rostro la muestra -por última vez- sin sus anteojos oscuros, con la mirada reducida y esquiva, acusando la intensidad de los años vividos.

El postre

La exhibición se completa con un patio de esculturas bañadas por el sol donde las flores de los Jacarandas hacen el fondo para el virtuosismo conceptual y de manufactura. Allí diez bronces reinterpretan los clásicos helénicos en clave rupturista.

Maradoniana e icónica, fetiche de los teóricos e inaccesible para “los de a pie”, esta artista enorme cumplirá setenta años en unas semanas con un necesario y riguroso retrato. Esta exposición excesiva y oscilante invita al demencial y cuidadosamente diseñado mundo donde todo puede ser arte.

Dónde, cuándo y cuánto

Marta Minujín Obras 1959/1989” Curada por Victoria Noorthoon. Museo Malba. Hasta el 7 de Febrero. Avenida Figueroa Alcorta 3415. Entrada: $ 20, docentes estudiantes y jubilados $10. De 12 a 20 horas, salvo los días Martes que el museo está cerrado. www.malba.org.ar





domingo, 5 de diciembre de 2010

Magalí Cumple 8 años

(Publicado por la Revista Ciudad X, con motivo del final de año en el CCE.C)

Suena el teléfono. Es desde el ingreso de la casa solicitando la presencia del Director. Normalmente esta llamada es sinónimo de malas noticias. Hay que ponerse el saco e ir. Caminar treinta pasos evaluando los riesgos. Las posibilidades son pocas: carta documento. Sí, eso es lo más probable. O tal vez un proveedor que no cobró por culpa de administración. Artista rechazado. Sí, artista rechazado con barrabravas. Fanáticos de alguna religión extrema.

Detrás del vidrio se ve a una señora con una niña en edad escolar. ¿Algún compañero que niega la paternidad? Sonríen. Tal vez por la cara de “mátenme” con que llego al ingreso, la persona de recepción oficia de mediadora y presentadora comentando que la señora mayor es madre de la pequeña. La pequeña fue una de los ocho mil alumnos de escuelas municipales que visitaron el Centro Cultural durante la exposición de Antonio Seguí para hacer actividades creativas. Ahora debería venir el problema, pero no lo hay. Se llama Magalí. Bien. Magalí cumple 8 años ese día. Muy bien. Magalí le pidió a su mamá como regalo de cumpleaños, no una barbi, no un vestido, no un juego de té para sus amigas imaginarias. Pidió volver al Centro Cultural España. Córdoba.

Este 2010 te dio un abrazo de Joaquín Sabina, tomaste varios vasos de vino con Osvaldo Bayer mientras te contaba las técnicas para seducir estudiantes alemanas, Clorindo Testa te dibujó una casita para vivir, viste a Tomás Saraceno elevarse y descender en sus demenciales globos aerosolares; la Anilla cultural conectó a Córdoba con el mundo, y lo que es más jugoso aún, al mundo con Córdoba. Gamoneda te dijo maestro, prestándote su título entre palomas en llamas, Seguí fue el más chico de todos los niños presentes en su charla, y- entre otras cosas- la muestra ¡Afuera! fue la celebración del arte en la ciudad.
Pero el encuentro con Magalí es mucho más fuerte que cualquiera de esas nimiedades; es el punto cúlmine de la carrera del Centro. ¡Qué vengan los diez tipos con los peinados más raros de cualquier inauguración con sus peluqueros! O que vuelva a empezar el desfile de los anteojos más excéntricamente coloridos. Nada podrá con Magalí. Ya de rodillas y con la cara literalmente deformada, estás corroborando la hipótesis de las dos mujeres presentes: tenés tus capacidades mentales afectadas. Mientras agradecés por tu trabajo a Magalí con beso marca cañón, pensás que ella jamás sabrá de todos los eslabones involucrados: artistas, facilitadores, docentes, directores, funcionarios, esponsores, administrativos, diseñadores, técnicos, etc. etc, y etc.
Una vez repuesto, se entabla una conversación normal. Pasás por un tipo educado que entrega un libro institucional de regalo, un pin, y todo se serena. Desandás los treinta pasos desde una parte del trabajo hecho hacia todo lo que hay que hacer, con la certeza de que por un momento, vamos ganando.-

domingo, 21 de noviembre de 2010

El Poder de la Bronca

(publicado por el Suplemento Temas de la Voz del Interior del 21 de noviembre de 2010)

Son innumerable los casos de empresarios, políticos, expedicionarios, y hasta próceres que se han movido por el mundo impulsados por el enojo. Se han fundado ciudades, ganado elecciones y descubierto geografías impulsado por el malestar. Un enfrentamiento con final en sonoro portazo, un divorcio, o la bronca en su sentido más visceral y contundente pueden ser el motor de una dulce y cruel respuesta, o la fuente de inspiración para un ideólogo y ejecutor de importantes proyectos.

Las buenas intenciones no lo son todo. La venganza, el odio y el desprecio también han movilizados a hombres y mujeres (quienes gozan de mayor prestigio a la hora de este tipo de resarcimientos) en la ejecución de grandes emprendimientos. La pagina web española www.aparcascomoelculo.com es una demostración ejemplar del éxito que puede adquirir una iniciativa fundada en la furia de peatones o conductores.

El triunfo del discriminado

Hubo una noche, a mediados del siglo XIX, cuando el empresario indio Jamsetji Tata terminaba su jornada laboral con pretensiones de descansar en el hotel Watson´s de Kala Ghoda, Bombay. A pesar de su condición económica encumbrada, nuestro Jamsetji no fue hospedado en el hotel porque la empresa prestaba servicios “exclusivos para blancos”. La venganza fue lenta, trabajosa, pero magnífica. El discriminado mandó a levantar el mejor hotel del país, un orgullo nacional para los indios. Se trata nada menos que del lujoso y tradicional Taj Mahal Palace de Bombay, víctima de atentados terroristas hace dos años, en Noviembre de 2008. Está ubicado junto a la Gateway of India y fue inaugurado el 16 de diciembre de 1903.Estaba equipado con ascensores alemanes, bañeras francesas y toda clase de refinamientos procedentes de aquella centenaria globalidad técnica. Cuenta con 565 habitaciones y 46 suites. La estadía -aunque todas las razas son bienvenidas- tiene precios prohibitivos partiendo de 300 euros (mil setecientos pesos) la noche. El Taj Mahal Palace puede presumir de los visitantes más ilustres del siglo XX (Beatles y Presleys incluidos), además de ser el primer y orgulloso integrante de lo que hoy es una gran cadena hotelera.

Todo por el Embrague

Parece increíble que los autos súperdeportivos Lamborghini, uno de los sueños más deseados por los poderosos de todo el mundo, paradigmas de la perfección mecánica, potencia y velocidad sobre ruedas, hayan surgido de la ira de su fundador. La historia oficial dice que en 1963 el fabricante de tractores Ferruccio Lamborghini (1916/93) poseía un Ferrari 250 GTB que iba al taller permanentemente a causa del embrague (sigue pareciendo increíble, pero sigue siendo verdad). Harto del mecánico, él mismo Ferrucio Lamborghini desarmó el costoso vehículo corroborando que algunas piezas eran idénticas a las utilizadas en sus tractores. Indignado llamó a Enzo Ferrari para decirle ¡mascalzone! y otras cosas que un suplemento dominical no publicaría.

Como respuesta, Ferrari le espetó “un constructor de tractores no entiende mis coches”. Ferruccio pateó el suelo e invirtió toda su fortuna en fundar su propia empresa de autos. La cólera tuvo su sede a pocos kilómetros de la mítica fábrica de Ferrari, y desde entonces, los Lamborghinis se transformaron en los autos más atractivos de las pistas, destronando a los Ferraris.

Equipados mayoritamente con motores V12, tienen un aspecto futurista y desarrollan más de 300 kms por hora. Sus creaciones mecánicas más celebres son el "Miura”, el “Diablo” sustituto del célebre “Countach”, y el “Murciélago”. Estos bólidos salieron de fábrica siempre con el motor en el centro del auto, modalidad que inicialmente fue criticada por Enzo Ferrari, pero que adoptó poco después y hasta la actualidad.

Una curiosidad: El logo de la firma es un toro de lidia furioso, homenaje que el dueño potenció bautizando a todos sus modelos con nombres de bestias taurinas indultadas después de vencer al torero. Un caso emblemático es el Lamborghini “Islero”, célebre toro que abatió a Manolete.

Zapatero a tu zapato

Si hay una bronca siempre pasajera, debería ser la sucedida “entre los hermanos”. Sin embargo los Dassler eran gente que se enculaba en serio, y probablemente nunca accedieron a las enseñanzas del Martín Fierro donde está escrita una de las citas preferidas de los padres Los hermanos sean unidos porque esa es la ley primera, y si entre ellos se pelean, se los devoran los de afuera. En 1926 Adolf, conocido como Adi, y Rudolf Dassler eran hermanos y socios en la misma fábrica de zapatos deportivos. Incubado el nazismo, durante los Juegos Olímpicos de 1936, pudieron posicionar sus innovadoras zapatillas con clavos que propulsaron, inclusive, al propio Jesse Owens. Sin embargo, durante la segunda guerra Rudolf fue al frente nazi, y Adi se quedó. Eso los quebró como sociedad y familia. Desde entonces la mutua mala onda se transformó en una frenética competencia si ninguna deportividad, siempre en el mundo del calzado. Adi, egocéntrico, fundaría adi-das. Una compañía que hoy factura 10.000 millones de dólares. Rudolf fue más modesto, fundó Puma y recauda “sólo” 2.300 millones. Pero en ascenso. Ninguno escatimó malas jugadas para vencer al otro. Adi solía meterse en los vestuarios olímpicos y, a billetazo limpio, conseguía que los equipos salieran a la cancha con sus calzados. Inclusive llegó a pagarle a un arquero para que pinte las tres rayas en un calzado de otra marca. Este hermano también invitaba “una ronda de bar” a los camarógrafos para que enfocaran sus zapatillas en caso de gol, y ampliaran el ángulo en presencia de unas Puma. Rudolf, por su parte, consiguió que Pelé lleve en ocasiones definitorias sus Puma King colgando del hombro. El odio entre hermanos también fracturó el pueblo natal, donde ambas empresas eran fuentes de ingresos excluyentes. Por cierto, el rencor fraterno descendió tres generaciones más.

Al morir, ambos hermanos exigieron descansar en el mismo cementerio, pero a la mayor distancia posible del otro. La periodista holandesa Bárbara Smit, en el libro Hermanos de sangre, narra los detalles de una pugna que llega hasta Fidel Castro, quien durante su recuperación ha usado camperitas Adidas. Adi hubiera estado chocho.

Orgullo femenino y porteño

Está documentado por la Junta de Estudios Históricos del Buen Ayre que la negativa de los Anchorena a integrar una chica Kavanagh en su familia (los primeros patricios, los segundos millonarios), en 1920, tuvo enormes consecuencias. El romance sin confites enfureció a la madre de la enamorada, doña Corina Kavanagh quien mandó a construir un edificio único en Buenos Aires. Además de la lectura fálica que se pueda hacer del edifico, el chiste de la torre Kavanagh, terminado en 1935, es su ubicación: por expreso pedido de la comitente, el edificio se debería interponer visualmente entre el Palacio San Martín, donde vivían los Anchorena y sus más de cien empleados, y la Basílica del Santísimo Sacramento, donde descasaban sus muertos. Desde entonces, para ver esa Basílica, los interesados se han debido parar en el Pasaje Corina Kavanagh. Pero además de la venganza, Corinita dejó el primer rascacielo de América Latina, con 120 metros, 31 pisos y 105 departamentos, todos diferentes entre sí. El piso 14, destinado a la familia propietaria tenía la friolera de 700 metros cuadrados. La Sociedad de Ingenieros de EEUU le dio el mismo premio que a la Torre Eiffel, o el Canal de Panamá. Además fue declarado Patrimonio Mundial de la Arquitectura Moderna por UNESCO.

Cualquier mínimo cambio en sus departamentos debe ser estrictamente aprobado por el consorcio. Algo excepcional dada la heterogeneidad de sus habitantes. Téngase en cuenta que conviven desde políticos antagónicos, hasta periodistas como Joaquín Morales Solá. Son tan famosos y problemáticos sus habitantes que sus muros tiene un tratamiento anti-pintadas en los primeros metros. No vaya a ser cosa que se deterioren con el enojo de alguien.-

[Alguno de estos datos fueron aportados por Gabriela Borioli, casi una Corina Kavanagh cordobesa]

miércoles, 17 de noviembre de 2010

El arte y la cultura estuvieron de fiesta. La ciudad de anfitrión

(Publicado por la Voz del Interior el 17/11/2010 en su sección de opinión)

Hace pocos días comenzó a desvestirse la Muestra de Arte Internacional Afuera, mientras se siguen exhibiendo algunos proyectos en diversas sedes de la ciudad, como el caso de la Muestra de Res en el Museo Genaro Pérez. Pero, al mismo tiempo que se detiene el peregrinar de un público que superaba los mil espectadores diarios -sólo en el edificio de El Panal- nuevamente comienza la andadura de las obras con rumbo a otras muestras a lo largo y ancho del mundo. Termina esta fase, ya se huele la llegada del libro y el documental que relatarán las delirantes peripecias del proyecto, y conviene destinar unas líneas a valorar la iniciativa que tuvo como destinatarios a los ciudadanos de a pie, a los cordobeses que esperaban el colectivo, jerarquizándolos como si las calles fuesen salas de exposiciones. De hecho, pocas personas en la ciudad podrán decir que no vieron o escucharon hablar de la escultura Caudillo que parecía ser un monumento a Hugo Chávez exhibido en pleno centro de la Ciudad; los enormes globos de Tomás Saraceno que -con más de 45 metros de tamaño- presidieron el amanecer de la ciudad universitaria, o tantos otros proyectos que movilizaron y pusieron a Córdoba en el mapa global. Pero lo que pocas personas deben saber es que, mientras varias decenas de artistas internacionales se reunían junto al público para celebrar el lanzamiento de la Muestra, un grupo de instituciones había materializado el compromiso de colaborar con una vida cultural más intensa, sólo por solidaridad con los cordobeses. En primer lugar, la Municipalidad de Córdoba y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, socios en la aventura cultural que supone la existencia del Centro Cultural España-Córdoba. Y junto a ellos, con idéntico entusiasmo, LaA VOZ DEL INTERIOR, la UNC y el Gobierno de la Provincia de Córdoba. Hace casi más de un año, en un almuerzo compartido con el Intendente Giacomino y el Cónsul General de España en Córdoba, se delinearon los detalles de este proyecto que ha permitido impulsar el mayor acontecimiento artístico de estas latitudes en mucho tiempo. Los resultados son miles y miles de asistentes a conferencias, acciones performativas, debates e innumerables espacios de reflexión, así como repercusiones en medios de prensa internacionales y nacionales hablando de Córdoba como una ciudad que protagonizó los procesos actuales del arte contemporáneo (con portada del suplemento cultural de Clarín, notas en La Nación y Perfil incluidas).
Como Director del Centro Cultural España. Córdoba no puedo sino reconocer mi agradecimiento a todos los que hicieron realidad la Muestra. Es oportuno reconocer el esfuerzo sobre-humano que le imprimió el equipo de gestión del proyecto, desde los curadores internacionales hasta los técnicos, con especial mención de la coordinadora general del proyecto Luz Novillo Corvalán. Conviene, también, hablar de la dimensión de cooperación para el desarrollo local que la Agencia Española comprometió en esta acción, así como el invaluable desempeño de la Municipalidad de Córdoba, a través de su Secretaría de Educación y Cultura, como anfitriona de la fiesta de la cultura y su carácter centrífugo en una muestra de arte, justamente en espacios públicos de la ciudad. Sólo el capítulo habilitaciones y seguridad podría ser una tesis doctoral en sí mismo.
Para muestra valga el hecho que el célebre Marc Auge haya ingresado en una performance a dar su conferencia montado en una bicicleta tandem conducida por Gonzalo Biffarella, y que días más tarde nos haya comunicado desde París que había vivido momentos de alegría y excitación intelectual y que “para mi Córdoba es, desde ahora, uno de los lugares más importantes en América en el dominio de la creación y reflexión artística”.
Córdoba lideró un proceso, a través de estas empresas e instituciones que hacía tiempo nos debíamos y que rememoró aquel olor a primavera creativa de los sesenta y sus bienales. Quedan, ahora, y adentro -que no ¡afuera!- varias enseñanzas. Particularmente que juntos, y acomodados, cabemos todos en la misma foto, o que hay mucho margen para reunirnos, pensar, disentir y sentirnos parte de un mundo internacionalizado, así como para escuchar que muy bajito hay un rumor que crece reclamando… queremos otra... más... más.-

domingo, 31 de octubre de 2010

Jóvenes y adolescentes: de la indiferencia a la militancia

(Publicado por el Suplemento domincal Temas de La Voz del Interior, el 31 / 10/2010)

Anatomía de una toma

Cruzás la Ciudad de las Artes con tu cara de docente debajo del brazo. Caminás como si fueras Little Joe Cartwright atravesando la Ponderosa. En realidad te dirigís hacia el aula, esquivando banderas de “Escuela tomada” para llegar a la institución en cuestión, sin saber si está en manos de los indios, o de los cowboys. Los estudiantes del curso están fumando un puchito en círculo pero inmediatamente te secundan en el intento de dar la clase, con un interés inesperado que no ha existido en casi todo el año.

Es octubre pero hace frío. Y calor. Es un buen día para ponerse malla y sobretodo. Hay una permanente amenaza de precipitaciones. Casi llueve desde hace horas.

La Ciudad de las Artes es un sitio muy bonito, y caminar entre sus cinco escuelas es meterse dentro de una propaganda que se proyecta en tu cabeza: merodeas los espacios amplios y soleados de sus calles internas, el conservatorio y sus salas de ensayo acustizadas, la academia de arte con sus caballetes de manchas multicolores, o la de cerámica con sus tornos. Pero hoy no hay sol, y ese mismo recorrido idílico parece una propaganda por lo falso de aquellas imágenes ideales.

Docente y alumnos ingresan al hall de la escuela, espacio donde ahora hay gran mesa con compañeros alrededor. Alguien se levanta y se acerca desconfiando de tu sonrisa. A juzgar por su peinado, lleva varios días durmiendo en el establecimiento. Esto (el peinado, no la permanencia en el edifico) le confiere una suerte de autoridad, y tal vez por eso te informa las reglas de juego: la clase podrá dictarse en la sede educativa si y sólo si se refiere a la toma, o es parte de ella. De lo contrario los alumnos y el docente deberán salir afuera de inmediato, para aprender o enseñar. Al no estar preparado para tamaño interrogante, siempre frente a alumnos, alumnas, y otros géneros presentes, tartamudeás una propuesta híbrida que pasa por la protesta pero no deja de ser parte del programa. Una amiga te dijo que no compartía la metodología de la toma pero que sí le gustaba el horizonte: una educación mejor. Y está bien dicho, aunque nadie sepa como aplicar esta fórmula a la circunstancia en la que estás.

Las personas sentadas alrededor de la mesa languidecen frente a una bolsa de criollos que parece extraída del museo de los empleados públicos, y el mate más lavado del mundo emite un quejido que sonoriza la luminiscencia de unos relámpagos mudos. El líder de aspecto leonino esta casi convencido de las virtudes de la clase mestiza, cuando vos, o una alumna, mencionan accidentalmente una palabra que se estrella contra cierto concepto ideológico de uno de los miembros de la mesa. Repentinamente estalla una revuelta con decenas de personas discutiendo desde Marx, hasta la genealogía de los criollitos. Los otrora zombies son auténticos militantes atravesados por una causa fulgurante que les apasiona, y todo se vuelve emocionante. Y terriblemente complicado. Las clases que se incorporen a la toma han de ser aceptadas por una mayoría, en el marco de una asamblea, y esta debe ser convocada democráticamente. No hay autoridad que pueda resolver esto dentro de la organización que conduce la toma, y al mate se le cambia la yerba. La última dosis de juventud que te queda en el organismo pasa por el corazón y celebrás el compromiso de los interlocutores. Los alumnos te miran. Parece que el gris plomizo del cielo no va a aguantar ni un segundo más. Nadie tiene paraguas. Das media vuelta y, con tu curso como escolta, salís. Finalmente llueven gotas ideales que bajan en perfecta perpendicularidad con el piso y la clase entera estará dedicada a comentar quienes son estos equilibristas sociales, estos jóvenes que transitan entre la apatía y el activismo. Unos hombres-bala entre la militancia y el desinterés.

No están dormidos

Adolescentes y jóvenes han sido, son, y serán en el futuro, los actores mayoritarios de las tomas de los colegios, escuelas, e inclusive algunas universidades de distintos puntos del país. Unos exigen techos sin desprendimientos, baños dignos, o condiciones mínimas para aprender. Otros defienden la laicidad de la educación pública, o el valor de las artes y la cultura en la currícula. Nuevamente la atmósfera huele a una antiquísima discusión que nos convoca cíclicamente, cada un lustro o dos. En cuanto a los protagonistas, parecen dispuestos a perder el año, pero no a ceder terreno. Lo increíble es ver como un chico que estuvo meses aferrado con pasión sólo a la consola wii, o ni siquiera a eso, de repente recibe una explosión hormonal e ideológica que le manda varios litros de sangre a la cabeza, y el sujeto en cuestión se activa románticamente frente a lo que vive como un atropello, sin medir los riesgos propios.

Opina Héctor Martínez, ex- rector y jefe del gabinete psicopedagogo del Colegio nacional de Monserrat, que desinterés y beligerancia son extremos cercanos de un comportamiento habitual en la adolescencia. La parte negativa de ambas actitudes es consecuencia directa de padres ausentes para alimentar o contener el compromiso, así como para construir límites concretos.

José Palazzo por su parte, es el productor de Cosquín Rock, y un cómplice natural de 50 o 100.000 chicos cada año. Él cree que los pibes no están apagados sino atentos sólo a cuestiones que les interesan. Es fácil corroborarlo al observar la liturgia de feligreses que peregrinan hacia la meca del rock local, bajo el tremendo sol de Febrero, con una devoción inversamente proporcional -no digamos al interés por el estudio-, digamos por su propia alimentación. Algunos autores como Toffler o McLuhan hablan de un nuevo actor social, los prosumidores, para referirse a nuevos consumidores que participan activamente en la construcción del bien o servicio que consumen. Estos nuevos ciudadanos, en el marco de una economía digital, son menos pasivos, buscan productos más personales, participativos, y con sentido de pertenencia. Tal vez los jóvenes sólo busquen tomar las riendas de su escala de valores, poder decidir sobre su propia educación, escuela, o al menos ser más prosumidores y menos consumidores en los temas que verdaderamente les atraen.

Un fenómeno con continuidad y glocalidad

Pero jóvenes y activismo no es una novedad ni una exclusividad de Córdoba 2010. Mientras las escuelas van recuperando cierta calma exterior y un frenesí curricular interior que les garantice cruzar la meta de fin de año con el programa académico debidamente planchado, el resto del mundo mira como les garçons de las afueras de París se prenden un cigarrillo Gitanes con la lumbre de un Renault en llamas. O como son los universitarios quienes se oponen más visiblemente a Chávez, el gobierno chino, o cualquier régimen cuyo hedor totalitario opaque el aroma del espíritu adolescente, citando a Nirvana.

Dice Carla Herbstein que esta es la generación “sin botas” para referirse a chicos del ´83 en adelante, que nacieron “en la sala de partos de la democracia”. Como sea que se denomine a este grupo, los psicólogos acuerdan que les identifica una inclinación por actividades que incluyen riesgo, cierto carácter extremo, una forma temeraria de conducirse por la vida y relacionarse. Probablemente debido a este perfil, varios estudios indican que los jóvenes continúan siendo uno de los segmentos etáreos cuyos índices de mortalidad no descienden significativamente. Las razones son energía y curiosidad intelectual por encima del nivel de vertedero.

Aunque nadie se considera tan invulnerable como un joven (a enfrentar accidentes, problemas de salud, o leyes de la gravedad), también nadie es tan sensible a las injusticias de la vida. Esta combinación ha motorizado a todas las generaciones del Siglo XX con la particularidad que actualmente, en tiempos de la sociedad de la información, las causas nacen, se reproducen o mueren al calor del monitor de la PC.

Por otro lado, en esta generación, que pareciera responder con una violencia menos física a la violencia simbólica o pedagógica, cada vez son más los jóvenes que subvierten la tecnología supuestamente globalizadora para hacer un uso político de la misma. Mandarse mensajes de texto para consensuar alguna acción, militar las causas de género, la ecología, o participar de movimientos –mal llamados- antiglobalización, que son lisa y llanamente espacios para impulsar otra globalización, es poner en funcionamiento las tecnologías comunicacionales a su favor. Por eso son una generación glocal, por que usan recursos globales para modificar su entorno local.

Alguien dijo que los jóvenes desprecian a los políticos pero se interesan por la política, y parece ser cierto, aunque un padre y un hijo deban invertir varias semanas en acordar qué es política.

No todo es bardo

Estar juntos y pelear por algo es, en sí mismo, un maravilloso acto de fe. Una metáfora de estar vivos que, así todo, no puede explicar como se pasa de un estado de adormecimiento a otro de activismo. Parece increíble, pero hay informes psicológicos donde se revela que el trastorno por el déficit de atención e hiperactividad de los niños pequeños, puede devenir en adolescentes y jóvenes apáticos o faltos de motivación. Sin llegar a casos médicos, los extremos del comportamiento están cerca, como el amor y el odio, y la muchachada vive un tiempo de efervescencia personal con el amanecer de los primeros ideales, y estos pueden transformarse en una energía para la renovación social y una ciudadanía más comprometida.

Según la investigación La juventud del bicentenario - Creencias y valores de los jóvenes que finalizan el nivel secundario de enseñanza, publicada por la Revista Diálogos Pedagógicos de la UCC, y firmada por el magíster Livio Grasso y el licenciado Ángel Robledo, una minoría de los jóvenes se consideran individualistas (18,9%) mientras que la mayoría (más del 80%) se consideran solidarios. De ese segmento comprometido, una ajustada mayoría cree conveniente participar de alguna organización (53,5%) mientras que el resto, casi la mitad (46,5%) prefiere actuar por cuenta propia. Siguiendo este estudio sobre alumnos de sexto año de secundarias públicas o privadas fechado en 2008, a la hora de ayudar, la mayoría también tratará de hacerlo por cuenta propia (46,6%), muchos lo harían en una organización (36,5%) y muy pocos en un partido político (16.9%).

Jóvenes y organizaciones

Más allá de los estudios, los jóvenes han tenido una tendencia histórica a compartir causas, generalmente nucleadas en el tercer sector. Casos estrella son las organizaciones cristianas y de otras creencias que capitalizan la fibra juvenil en pos de acciones socialmente valiosas. Pero no hace falta tener un impulso místico, ir a misa, o peinarse con raya al medio para ser un joven que canaliza su compromiso.

Aquí algunas posibilidades.

Solidaridad estudiantil

La UNC, desde la asunción de la Rectora Carolina Scotto ha impulsado el Programa Solidaridad Estudiantil dependiente de la Secretaría de Extensión Universitaria y la Secretaría de Asuntos Estudiantiles. Se trata de un ámbito multidisciplinar para militar causas sociales, educativas o creativas vinculadas con diferentes sectores. La sensibilización y alfabetización de la propia comunidad universitaria, y la sociedad en general en distintas problemáticas, es uno de los primeros pasos para la transformación social que se pretende.

Los Rotaract clubs

Son filiales de un esquema mundial que agrupan voluntarios de entre 18 y 30 años, sin importar ideología, religión o estudios, bajo la protección de los Rotarys internacionales. Es una apuesta por el desarrollo personal, la ética y la acción comunitaria como servicio -diferenciándose de la beneficencia, aclara su comunicación institucional-. Representa un almácigo de futuros rotarios.

Hay más información en la página de la gran familia Rotary http://www.rotary.org

Web dedicada a su capítulo argentino http://www.rotaractcba.com.ar

Grupo de Barrio General Paz http://www.rotaractgeneralpaz.com.ar

Junior Achievement

Un espacio para canalizar la energía juvenil, con un perfil empresarial. Concebida en Sprinfield, EEUU, pero sin relación con Los Simpson, es una fundación educativa que nació en 1919 de la mano de firmas como AT&T y otras empresas. Con un deliberado aire emprendedor trabaja en la Argentina desde 1991, y en Córdoba desde 1994, para inculcar, mediante capacitaciones, el espíritu comercial en jóvenes.

http://www.jacordoba.com.ar

Climate Generation

Con aspiraciones muy específicas, este programa impulsado por el British Council llega a la Argentina asociado a la Fundación Vida Silvestre y pretende invitar a Jóvenes de 16 a 35 años (generosidad que admite, por unos meses, al autor de esta nota) a formar parte de una red mundial para pensar soluciones sustentables frente a la realidad del cambio climático. Ya hay un primer grupo argentino trabajando que se reunió hace poco más de un mes. Están en Facebook e Internet .

Un techo para mi país

Es una joven agrupación que ha conseguido un fuerte posicionamiento social en poco tiempo. Nacida en Chile en 1997, hoy tiene presencia en 18 países de Latinoamérica, incidiendo en situaciones de pobreza extrema con propuestas de construcción de viviendas, habilitación social y comunidades sustentables. Aunque el nacimiento fue cristiano, la organización no responde a ningún credo. Crece a pasos agigantados.

http://www.untechoparamipais.org

Jóvenes verdes

Aunque la yunta verde y juventud parece ser sinónimo de consumo de marihuana, hay un importante segmento de los jóvenes que se preocupan por el avanzado estado de deterioro del planeta y su ecosistema. Están agrupados bajo el paraguas de los Jóvenes Verdes, movimiento español que ya tira raíces (no pareciera haber una metáfora mejor) en nuestro país. Esta organización es crítica respecto del modelo productivista actual, y propone una sociedad “ecologista, pacifista, no sexista, igualitaria y justa socialmente”. Todo a un click en http://www.jovenesverdes.org

Diversidad de Género.

Otro colectivo políticamente muy activo es el que agrupa jóvenes preocupados por la diversidad de géneros. Tanto en adolescentes, como en jóvenes, las problemáticas gays, lesbianas, travestis u otras sexualidades han cobrado relevancia, en simultáneo a un adeudado proceso de reflexión social con esta comunidad y sus derechos.

Existe un grupo denominado Encuentro por la Diversidad CORDOBA, cuya información está en http://www.encuentroporladiversidad-cba.blogspot.com/

Derecho a la información

Tiempos de la sociedad de la información, demandan de ciudadanos, y sobretodo jóvenes, activos y participantes en lo inherente a los derechos de la información, su independencia, o por el contrario compromiso. Miles de chicos de diversas edades sigue con fidelidad las noticias que publica la red internacional Indymedia, y aunque no sea patrimonio exclusivo de los jóvenes, estos son mayoría. Tiene un capítulo argentino y en su interior uno cordobés donde, obviamente, la discusión sobre la ley de educación es tema excluyente. http://argentina.indymedia.org

domingo, 10 de octubre de 2010

Arte, ciudad y nosotros

¡AFUERA! ARTE EN ESPACIOS PÚBLICOS es, sin miedo a equivocarnos, el proyecto más importante que haya soñado el Centro Cultural España Córdoba. De hecho ¡Afuera! está llamado a ser uno de los grandes acontecimientos de la ciudad de Córdoba y el interior de Argentina. ¿Las razones (y perdón por el exceso de signos)? Tal vez los más de tres años de trabajo de varios equipos técnicos, sea la más valedera; o el carácter de Programa Especial que se le concediera desde la AECID. Sin embargo Ludwig Mies Van der Rohe dijo alguna vez que “la forma no es el objetivo de nuestro trabajo sino el resultado”. Y ha sido justamente esa forma de trabajar la razón de peso pues, sin darnos cuenta, estamos construyendo un gran hormiguero (siguiendo a Steven Johnson) para la ciudad. Somos muchos quienes, con esta acción, nos agrupamos momentáneamente en una estrategia asociativa y relacional que nos permite generar aquello que nadie podría hacer sólo. Esta Muestra Internacional, como el funcionamiento de los hormigueros, los cerebros o el software, responde a las estrategias propias de la web 2.0 caracterizadas por una construcción conjunta, no autoral, y simultánea. En nuestro caso, artistas locales, creadores internacionales, instituciones, la escena independiente, la academia, la diplomacia, los medios, el escepticismo, y la militancia convergen para amplificar un proyecto que tiene a la ciudad
como caja de resonancia.

Co-operación
El propio Centro Cultural siempre es una foto en movimiento del concepto de Cooperación para el Desarrollo Cultural de la AECID ya que su génesis y razón de ser es la unión de España con la ciudad de Córdoba. Pero con ¡Afuera! el Centro pasa a ocupar un lugar no central pues funciona como catalizador de muchos actores cooperando: desde el Honorable Senado de la Nación, y la Cámara de Diputados (lo
que también nos habla de su federalización) hasta un grupo de jóvenes artistas locales, pasando por varios Centros de la red AECID como México, Guatemala, o Bs. As., la SEACEX, el Consulado de Brasil en Córdoba, la Embajada de México en Argentina, y tantos otros que sitúan a la Cooperación Española y el propio Centro como un referente impulsor de vamos, asumámoslo, una imprecisa red de personas, instituciones y empresas. Insisto en que la lista es infinita. La Voz del Interior, la Universidad
Nacional de Córdoba, La Cámara de Comercio Español, el Museo Caraffa, el Museo Genaro Pérez, etc. etc. Un capitulo destacado, entre muchos, merece la Secretaría de Cultura de la Provincia que se sumó al proyecto con decisión y recursos tan importantes como la primera etapa de la puesta en valor del emblemático edificio El Panal. Podríamos seguir con La Agencia Córdoba Turismo, o empresas como REGAM Pilay, la compañía Telefe y un sinfín más de personas que fundamentalmente construyen
con la idea de hacerlo juntos.

Desarrollo
El aporte de esta acción construida entre todos empieza por un señalamiento hacia una problemática de muchas ciudades que han dejado de ser espacios donde re-conocernos para pasar a ser espacios de otredad. El microcentro de Córdoba, y decenas de ciudades latinoamericanas, era hasta hace poco un lugar donde nos sentíamos parte de algo, donde el patrimonio material se inmaterializaba y todos éramos un gentilicio. Hoy, los microcentros parecen haberse transformado en lugares a atravesar, en espacios donde en lugar de ser nosotros, nos enfrentamos a otros. Y eso, merece ser pensado.
Además, teniendo a la Municipalidad de Córdoba como anfitrión, la instancia de vinculación que propone este proyecto ha permitido a más de cien artistas construir equipos para amalgamar iniciativas y comenzar a recuperar el protagonismo que nos merecemos. Hay muchos grupos de creadores trabajando para que la cordobesitud se mire el ombligo en el espejo global y, de la mano de la cultura, el arte y otros reflejos como el turismo, incidan en el imaginario colectivo.

Arte, calidad y convocatoria
Si el término hormiguero llevara tilde, o si afuera fuese una palabra esdrújula, el acento estaría en la calidad de los convocados. Porque estamos hablando de arte actual, contemporáneo y asequible, de una fisura en la cotidianeidad urbana, que sale de las salas de exhibición para llegar a todas las personas. Y, con una sugestiva insinuación para todos los ciudadanos, esta acción de arte, celebración e impertinencia
nos situará frente a frente con otros grandes proyectos de la mano de un extraordinario y tenaz equipo local liderado por Luz Novillo Corvalán, al que hemos de sumar, en orden de aparición, a los queridos curadores Gerardo Mosquera y Rodrigo Alonso cuya generosidad es ante todo un gesto político, y una nube de artistas, técnicos y participantes que nos pondrán la piel de gallina cuando yendo al centro de
nuestra ciudad lleguemos al mundo. O cuando subamos al colectivo e, inesperadamente, seamos ciudadanos del siglo XXI.-

viernes, 8 de octubre de 2010

Ciudad D

Ciudad D

[Publicado por Ciudad X 4, Octubre de 2010, La Voz del Interior]

Tener un hermano, tener una hermana, es la experiencia más compleja de la vida. Nos une un vínculo de secreta pertenencia y familiaridad. Nadie mejor que tu hermano para entender todo lo malo y lo bueno del mundo, nuestro mundo. Nadie mejor que tu hermano, para entender las injusticias paternas (Córdoba puede ser una madre amorosa y cruel al mismo tiempo), y jamás se conseguirá el grado de cercanía que tenés, o has, tenido con tu hermano. El aprecio por tu hermano es una caja de ahorros cuyo capital siempre está, siempre crece, aunque nunca sepas si cobrarás. A nadie le tenés tanta fé como a él, o ella, porque cualquier militancia empieza por quien duerme en la cama del lado.

A veces pensas que algo que era tuyo deja de serlo y pasa a pertenecerle a tu hermano. Sentís celos, inseguridad, codicia. Es un momento de fragilidad que no durará ni calará en esa cercanía íntima y ferréa que el tiempo dejará tan paralela como nació.

Desde Ciudad X sentimos una enorme alegría al ver que Córdoba, y más precisamente la UNC, haya dado a luz a Deodoro gaceta de crítica y cultura que supone un nuevo espacio para practicar el imprescindible ejercicio de la reflexión en torno a las producciones creativas.

Eso sí, el autito celeste que trajo papá de Salta es mio.


domingo, 19 de septiembre de 2010

Redes sociales: máquinas para rebobinar amor

(Publicado por La Voz del Interior, el Domingo 18 de Septiembre de 2010, en el suplemento dominical Temas)

La gente tiene cara de culo. Claro, Setiembre tiene un clima incomprensivo: frío, calor, sequedad y las primeras lluvias juegan una ruleta rusa diaria que a veces percusiona con esas tormentas que disparan la fertilidad de la naturaleza y la excitación de los seres animados. La alegría del ecosistema está tan ligada al florecimiento del amor que la mitología Qom (tobas) describía la llegada de las mujeres al mundo como una lluvia de deidades, un goteo de erotismo celestial. Aparentemente todas las féminas del mundo bajaron del cielo simultáneamente, y ese chubasco libidinoso debe haber caído un remoto 21 de setiembre, en una época antigua y sin memoria, cuando los hombres y las mujeres recién aterrizadas, nos seducíamos cara a cara, bailando alguna ondulante percusión de caderas y susurrándonos indecencias al oído.

Pero nuestra actualidad esta signada por un presente futurista de galanes y afroditas navegantes. Ya nadie recurre a la epistolaridad, sino que seducen con herramientas de la web asociativa como Facebook, Myspace, Twitter, Taringa e inclusive lavoz.com.ar (ver aparte). Aunque nuestros ancestros hayan utilizado la escritura de cuevas y troncos de árboles para mensajear a sus seres amados con corazones calados en árboles que enmarcaban un “Carlos sua Paula”, y que representan vestigios de antiguas culturas petrificados en los troncos del Parque Sarmiento, cada vez hay menos cartas de amor y anotaciones con liquid-papper en las paradas del colectivo, y más enredados en la red.

Empezar. Seguir. Terminar. Volver a empezar

Lo particular del caso, es que la nueva Internet y especialmente las redes sociales, no sólo ofrecen un espacio para conocerse, como hubieran sido aquellos canales de chat de finales de los noventa -por caso, Cupido de Arnet-, sino que permiten sostener relaciones (a la distancia que sea), terminarlas, y cada vez más, retomarlas (después del tiempo que sea). Efectivamente, salvo la petite morte, todo parece ocurrir en Facebook. María no conoce a su vecino del edificio pero “habla”, “se manda besitos” y tantas cosas más con su novio Juan varias veces al día por la red, aunque el beneficiario de tanto afecto esté en otra ciudad, o país. Eso sí, se conocieron personalmente.

Eduardo cambió el estado en su perfil a “soltero” después de una larga relación; y más de uno, o una, recibirá un último adiós con un mensaje. Una forma fácil de hacer el trabajo sucio.

Hay una diferencia muy importante entre las relaciones entabladas por chat y las que nacen, se cuecen o recalientan por las redes sociales como Facebook. Antes, al chatear, éramos dos desconocidos tipeando dubitativamente con el índice derecho, y hoy somos una persona con primos, amigos, compañeros de trabajo e hijos que son nuestra red. Convengamos que era un tanto extraño hacerse la cariñosa con alguien únicamente descripto como juanpi_69@hotmail.com (en tiempos del messenger). Ahora, opinan los expertos, conocer todos los gustos, amigos, y parientes de ese juanpi le transforman en un Juan Pablo cuyas fotos en vacaciones, comiendo un asado, o hamacando a sus hijos, y los amigos en común que tuviéramos, nos dan ciertas certezas que potencian las relaciones.

Pero lo más interesante sucede con nuestro pasado perfecto. Para quienes no recuerdan sus clases de lengua, el pretérito perfecto o indefinido es aquel que expresa acciones realizadas en el pasado pero que continúan en el tiempo. Por ejemplo, ha sido mi novia, he estado con él, hemos sido muy amigos.

La University of Guelph, una de las más respectadas de Canadá, publicó una investigación donde se señala que el 95% de los miembros de Facebook husmean en la actividad de sus ex-parejas y que un 74% las tiene asociadas a su red de amigos. ¡Cuidado! El mismo estudio establece la siguiente proporción: mientras más horas navega el tortolito, más celos sentirá de su tórtola. Celos e Internet crecen juntos.

La psicóloga uruguaya Alejandra González, experta en temas de parejas e Internet explica, por su parte, el ciber-voyeurismo hacia los amores del pasado así: "Los usuarios muestran una cierta curiosidad por recuperar eslabones de la vida que fueron interrumpidos en un pasado, a veces muy lejano, por el decurso de la vida. En las relaciones entre los ex siempre hay una dimensión humana de preocupación y curiosidad por el derrotero de la vida del otro, más o menos saludable". Antes de tipear a todos y todas las que nos dejaron desde la escuela secundaria en adelante tengamos presente que los muros y perfiles muestran una imagen prolijamente proyectada, un perfil trazado en línea de puntos, donde el protagonista se auto-idealiza. Muchas veces no calzan en esa descripción sublimada las personas de carne, huesos, y defectos que todos somos.

El universo de reencuentros y sus vericuetos

Como la comunidad de la red social Facebook es tan grande (500 millones de socios con un promedio de 130 amigos cada uno, y una mitad de usuarios conectados cotidianamente), se puede encontrar un grupo que parece nadar a contracorriente denominado “Estamos en contra de tantos reencuentros propiciados por facebook”. Hay que decir que no se trata de un grupo popular sino que, por el contrario, cada vez tiene menos socios mientras el generador del foro se queja de la escasa adhesión. El grupo “Encontré mi ex novio(a) en Facebook”, por el contrario, tiene cerca de mil adherentes entre los que acaba de suscribirse el autor de esta nota, que entra en todas las estadísticas mencionadas.

Pero ese dolor dulzón que viene acompañado de flores marchitas no siempre es fácil de tolerar y para evitarnos esos mal ratos virtuales también hay antídotos virtuales: la empresa JESS3 acaba de lanzar al mercado el “ex-blocker” un recurso gratuito (eso sí es solidaridad) que bloquea la actividad de quienes nos dejaron con el corazón el y reaparecen años después en programas de comunidad, según publicara The Economic Times en su edición del 8 de agosto.

Poco después ha aparecido la competencia, como también pasa entre las relaciones interrumpidas, aunque en este caso se trata de otro plugin llamado Blockyourex que ofrece un mundo sin pasado molesto, inclusive anulando varias exparejas en simultáneo. Estas anteojeras virtuales se descargan desde http://blockyourex.com y las hay para todos los navegadores.

Si las cosas terminaron realmente mal con la persona en cuestión, ojo con lo que se postea en las redes ya que cada vez hay más casos, en la vida real, de juicios donde la actividad en red resulta ser una prueba importante. Pero, como contrapartida, se pueden encontrar instrucciones para “una venganza 2.0” hacia el antiguo compañero de lecho.

Disponibilidad de novias, esposas, y amantes

Atravesar juntos un bosque de copas tintas hasta llegar a una lengua ralentizada y un rubor mental no es lo mismo que tontear entre la música percusiva de las teclas y un doble sentido flotante con la única intención de conquistar. Sin embargo, cada vez más personas se vinculan en la web, ampliando los márgenes etáreos hacia los más jóvenes, pero sobretodo para arriba. Un ejército de divorciados sortea las dificultades de la tecnología, o compra su primera notebook, con el trabajo como pretexto y la ilusión de recibir un flechazo, directo desde la pantalla al corazón, como deseo.

“La magia del primer amor consiste en nuestra ignorancia de que pueda tener fin”, dice Benjamin Disraeli, mientras que Joaquín Sabina sólo puede escribir una buena canción en el trayecto comprendido entre una rotura de corazón y su reparación vía reposición, reconciliación o requetealcoholización. Si Disraeli no llevara 129 años de muerto, ambos podrían formar parte del 13% de personas que, según el sitio DateTheUk, terminaron una relación cambiando su estado en Facebook. Sin llantos, cachetazos o canciones memorables.

Las redes más sofisticadas, siempre hablando de espacios de intercambio entre usuarios, son aquellas donde se paga para conocer a una media naranja con perfil determinado. Cada vez más personas optan por estos servicios que, al tener costo, son más serios y seguros (hay tantos casos de víctimas de algún delito en el mundo virtual como en este otro). Además de sitios de citas como www.match.com, dejatequerer.com, o las argentinas buscapares.com o citaperfecta.com, la industria on line ha lanzado una serie de portales dedicados exclusivamente a conectar personas que desean vivir una aventura por fuera de su pareja estable como illicitencounters.com (nombre bastante literal) o www.gleeden.com cuyo gerente ha levantado una polvareda, mejor dicho una gran polémica, con la difusión de su compañía dedicada a cibernautas adúlteros, que no acepta solteros entre sus miembros. "No fomentamos la infidelidad, respondemos a una necesidad", explicó Teddy Truchot (un apellido con promesa de poca seriedad incluida), gerente de la empresa BlackDivine, titular del infielódromo virtual.

Ahora, en lugar de buscar flores silvestres o geranios que huelan a balcón y maceta de vecino, hemos de rastrear donde nos han tageado, o el nombre del ex en los fotologs de bares y boliches. De la misma manera, deberemos auscultar cuidadosamente los comentarios de nuestras fotos colgadas, en busca de alguna frase secretamente seductora que prometa hacer de nuestro flujo sanguíneo un alarido, y de nuestra vellosidad, mil puñales afilados cuando la franela real se concrete.

Re-encuentros para todos los tipos de amor posible

Puede haber personas que, a esta altura del texto se sientan incómodos debidos a que gozan de un momento de estabilidad con su pareja, no husmean a su ex (o lo hacen con discreción y desinterés) y crean que la potencia de conexión entre el presente y el pasado de este tipo de redes se restringe exclusivamente a nostálgicos de la rubia que nos besaba en el sillón del living hace quince años, divorciadas y viudos recientes. Justamente desde Córdoba se creó el grupo “Hijos del corazón” con la intención de construir puentes entre personas a partir de su identidad biológica. Son vueltas realmente anheladas y de una intensidad tan indescriptible como los relatos puestos en el muro, todos de una visceralidad conmovedora, empezando por la historia de su creador, Mauricio, de 23 años. En una conversación telefónica -no todo puede ser virtualidad- este actor de nacimiento y cordobés de profesión relató como esta “herramienta genial” que son las redes on-line le permitió llegar a su madre en Abril de este año y, habiéndole provisto ella los datos de su padre, pudo identificar a su hermano sanguíneo hace tres semanas.

El muro de Hijos del Corazón no tiene lamentos sino relatos de personas que tratan de saber algo de sí mismas tan elemental como su identidad y su lectura es imposible sin empezar a llorar desconsoladamente ante hermanos separados en orfanatos, abandonos y apropiaciones ilegales modelo militar. Para buscar y para conocer toda una problemática, vale la pena pasar.

Cuidarse es lo mejor

Cuando nos relacionamos con desconocidos, en la web como en la vida real, hay que cuidarse del virus. No todo el amor que se esparce por las zonas erógenas de Internet es tan deseado, como muchos recordarán al hablar del virus I love you, enviado como adjunto en mensajes spam. Casos similares son los malditos "Inside My Hear" (En mi corazón), o "True Love" (Amor verdadero) normalmente activos cerca de la fecha de San Valentín (14 de febrero).

Confites en Lavoz.com.ar

Andrea y Javier son dos cordobeses que se casaron en mayo de este año. Normal. Pero se conocieron en un salón inusual, el espacio de la comunidad de usuarios de www.lavoz.com.ar. Casi normal. Aunque su matrimonio se debe a la tecnología 2.0, para su vida de casados eligieron una medida radical: no tener conexión en la casa. El gigoló virtual es un peligro con las teclas y la novia no quiere incidentes, según declararon a este diario. ¿Se habrán ido a un isla de second life de luna de miel?-