martes, 23 de febrero de 2010

Cosas que hace mi hijo

Remo tiene 2 años y 9 meses y hace un tiempo estábamos viendo un libro de arte. En las primeras hojas figuraban obras menores de un artista. Era esculturas, pero no figurativas. Algo parecido a Bonevardi. Remo pregunta ¿papá que e´eto? Esto es arte hijo, respondo. El libro sobre este artista sigue describiendo la carrera del creador, y poco después aparecen obras más importantes, inclusive monumentos, y Remo me dice ¡mirá papá, un arte más grande!

Lo del arte le ha entusiasmado tanto que cuando vamos en el auto y, a requerimiento de él, le digo que vamos a mi trabajo empieza a gritar ¡arte! ¡arte! ¡arte!, como si fuera un integrante más del mítico instituto Di Tella. La semana pasada, hablando de trabajos, fuimos a visitar a mi cuñado que tiene un emprendimiento gastronómico. Remo me pregunta, ¿qué e este lugar, papá? Yo le digo, el trabajo del Tío Fede, el contraataca: ¡pero acá no hay arte!

Hoy en la cena nos dejó sorprendidos. Miró su mano y nos dijo, este dedo se fue a un hotel; éste (el segundo) se tomó un avión; este (tercero) e fue a Brasil (lugar donde vacacionamos en enero, y que nos ha dejado enamorados a todos); éste (el cuarto) se quedo a casa. Muy interesados, su mamá y yo le preguntamos por el último dedo, a lo que respondió ¿éste? Se cortó el pelo. Cuac!

viernes, 19 de febrero de 2010

Formación en Gestión Cultural

Esta debe ser la única entrada de mi blog que no tiene uno de esos insorpotables textos que suele tener. Es que quiero comentar que se ha abierto la inscripción para la Diplomatura en gestión cultural que organizan la Universidad Católica de Córdoba y Fundación Abaco.

Este año, por primera vez, habrá tres orientaciones: (1) Cultura, Comunicación y sociedad; (2) Museos, Patrimonio y Turismo cultural; y una última orientación en (3) Gestión de las artes, la que por cierto dirijo. Hay dos versiones, una presencial para los que estamos más cerca físicamente y otra, a distancia para los que somos más afectos a los teclados. Lo que pareciera interesante de resaltar es que hay siete becas que se concursarán entre los interesados.

Siempre es incómodo hablar de los méritos de las actividades en las que como esta, has participado con afecto y genuino entusiasmo desde hace años, pero como cursé años en un colegio con pupitres del SXIX me he acostumbrado a la incomodidad. Por eso pego un link del portal argentino Gestión Cultural y con mucho gusto me quedo de este lado de la virtualidad (¿tiene lados?) para responder cualquier inquietud que pueda surgir sobre esta edición del curso, de la misma manera que si el lector de esta entrada tuviera la deferencia de pasar este artículo a alguien que esté interesado en el curso le consideraría más bueno que Pablo de los Backyardigans.

http://www.gestioncultural.org.ar/?p=293

lunes, 15 de febrero de 2010

Reflexiones sobre Brasil

Hoy a la noche le escribía a mi tía Laura que vive en Italia y le decía que en Argentina todo el mundo se quería ir de vacaciones a Brasil. No escuché ni una persona diciendo “me quiero ir a Chile!!!”. Caí en la trampa, que no es trampa por cierto, y fuí con esposa e hijo a Brasil.
Buzios y Río. Por si a alguien le interesa, extraje estas conclusiones:

-La espalda de un negro en Brasil tiene unos 150 músculos mas que la mía y cada uno de ellos se distingue a 150 mts de distancia;
-En Brasil los albañiles son flacos y fibrosos a diferencia de los cordobeses, por lo que concluyo que De Angeli tenía razón al declarar que el kilo de lomo debe costar sus buenos 80 mangos, cuestión por cierto premonitoria;
-Los reales salen de la billetera al compás de un ritmo tropical y frenético;
-Un partido de futbol playero es una rara mezcla donde los argentinos juegan al rugby y los brasucas hacen capoeira. Toda una invitación a arrojar el pasaporte al mar;
- Y por cierto creo que todas las minas de brasil next top model parecen estar haciendo alguna clase de manifestación a favor del desprendimiento de retina en todas las playas que visité;
-en Buzios no existe la discriminación, si un señor extranjero se bebe su primera caipiriña a las 10 am nadie le señalará con el dedo, y si se toma unas 5 cervezas matinales no sólo estará integrado sino que será considerado un nativo;
-Buzios no es el mejor lugar para los niños menores de 18 años pero es el mejor sitio para las niñas de 18 en adelante
- Dice mi esposa que hasta la coca-cola es mas rica en Brasil
-Cuando estás entrando a Río se produce, en el medio que sea (colectivo, barco o avión) un minuto de silencio. Todos piensan: Ahora no somos nada, esta ciudad manda.
- Río, como la grandes ciudades te exige dinero: tu billetera quedará abierta como unas piernas de bailarina para que los cariocas puedan tomar de ella lo que quieran: taxistas, mozos, o conserjes, todos exigen (mucho de) tu dinero;
- Río es como los bordes, como la orilla de una pizza cuyo centro, el parque nacional, es de todos;
-Si la promesa del progreso debía de cumplirse en el SXXI, Brasil va a llegar primero. Muchos de sus habitantes, aun están varios casilleros más atrás;
-Las playas se suceden una tras otra como si fueran bateas de discos, como promesas de fiesta, glamour y gente, mucha gente muy distinta entre sí, circulando. Una especie de propaganda de martini ¿o era cinzano? circular: Ipanema, Copacabana, Barra de Tiyuca…
-De las chicas en la playa hay tanto escrito que no se puede agregar nada;
-Del Marcaná y la catedral, tampoco se puede decir nada, pero sí de los turistas: ¿sabés como termina el viaje? escuchando a unos porteños, al hacer una encuesta del ministerio de turismo de -Brasil, ni más ni menos- diciéndole a la encuestadora "¿¡pero cómo no nos van a preguntar a nosotros qué creemos que Uds. tiene que hacer?!" entonces no respondemos más la encuesta.
-Los brasileros tienen gran parte de todo el oro del mundo (colgando en sus relojes)
-Cuando llueve la humedad y el calor conforman una dupla tan atroz que naturalmente
los huéspedes, en sus habitaciones, hacen cálculos económicos a ver si se pueden quedarse en sus lechos hasta el invierno
-También me he preguntado ¿Cómo puede ser que haya un país donde todas las mujeres tengan unas gomas de fórmula uno? ¿Es por airton sena?

domingo, 14 de febrero de 2010

La lucha de los amantes creadores

(Publicado por el diario Crítica, el 14/02/2010)

Alessandro Baricco en su libro City, propone unas indelebles descripciones de las relaciones humanas. Baricco posee una literatura excepcional, capaz de rescatar la inconmensurable seducción de un zapato de taco alto encallado en una rejilla del subte. En algunas páginas de su libro traza un paralelismo interesante cuando considera que dos boxeadores, en el cuadrilátero, pueden ser dos amantes. Una lucha. Una búsqueda de gloria conjunta, cuerpos dándose duro, y una soledad que sólo se comparte con él otro par, mientras los demás miran desde fuera un espectáculo cuya intensidad jamás llegarán a conocer. Traduciendo, no todas las parejas son púgiles, pero que las hay, las hay. En ese combate arriba de una cama / ring, hay un terreno común, y cuando los contrincantes bailan la música del sudor conjunto, cuando ambos son profesionales, nada debe ser más insoportable, conmovedor e intenso que la secreta conexión de dos artistas amantes. Entonces ¿Qué mejor forma de atravesar el día de los enamorados, una fecha con olor a pochoclo, que practicando vouyerismo a parejas creando?

Arte a cuatro manos e historias desparejas

La intención de hacer una lista exhaustiva de artistas amantes es imposible por su extensión. Las miles de leyendas, y la importante productividad de muchos creadores

en materia amorosa, vuelven inabarcable la tarea.

Pero todo intento de hablar de estas parejas empieza mencionando el caso de Camille Claudel y Auguste Rodin. Como corresponde a la época, se trató de un amor parisino señalado en 1882 que tuvo como particularidad un dueto autor indivisible de obras únicas, pero a cuatro manos. Los artífices de El beso (firmado sólo por Rodin, y que promete más lujuria que el segundo beso más famoso del arte, el de Klimt) no protagonizaron un final feliz: él jamás dejó a su legítima, y ella -ilegítima- fue víctima de desequilibrios emocionales y por consiguiente los tremendos psiquiátricos de ese entonces. La historia tiene su correlato cinematográfico con una venganza de género: Isabel Adjani, una hechicera del celuloide, encarnó una Camille cautivadora gracias a Bruno Nuytten, director del film y víctima en las sábanas de la demoníacamente bella Adjani.

A diferencia que Claudel, Gala Dalí, nacida con el nombre de Elena Ivanovna Diakonova (con mucha razón eligió Gala) es considerada una musa debido a que su producción artística es mucho menor que su trayectoria amatoria. Esta femme fatale, inspiradora y devoradora de hombres, fue mujer de Paul Éluard, y se enredó con varios surrealistas como Aragón, Ernst y Bretón hasta que éste último la expulsara del grupo. Recién entonces le llegaría el turno al excéntrico Dalí, quien le otorgó centralidad en su producción a cambio de una contención que resultaría clave en su obra. Una musa que no otorgaba exclusividad.

Entre las parejas de autores, tal vez la que goza de más mediatización es la de Frida Kahlo y Diego de Rivera, casados en 1929. La dupla era conocida como “el elefante y la paloma”, ironía que sólo hablaba de lo físico, ya que ambos eran elefantes emocionales. Aunque Rivera era un obstinado tortolito que no se privó de seducir ni a su cuñada, apoyó a Frida y diseñó su perfil, muy a pesar de las lecturas feministas actuales. Por el contrario “la Kahlo” -y aunque sea políticamente incorrecto decirlo- no tomaba a bien la admiración de su esposo, además de ser fuertemente crítica de las obras de Rivera.

Como bien documentara la muestra fotográfica Amor, arte y pasión, que se exhibiera en el museo Wallraf-Richartz, la historia del arte incluye muchos casos (Gabriele Münter y Vassily Kandinsky; Sonia Delaunay y Robert Delaunay; Georgia O'Keeffe y Alfred Stieglitz, Lee Krasner y Jackson Pollock; o Niki de Saint Phalle y Jean Tinguely), a los que se les pueden sumar algunas relaciones contemporáneas que fuerzan el concepto de artista. Tal el caso del fallido binomio Jeff Koons y Illona Staller, más conocida como la Chicholina. La antítesis de esa pareja porno-pop puede ser Bjork, que estuvo casada con el posthumanista Matthew Barney.

De los contemporáneos, pocos han producido tanto y de tan importante impacto como Christo (Vladimirov Javacheff, 1935) y Jeanne-Claude, que no sólo nació el mismo año que Christo, sino el mismo día. Lamentablemente Jeanne-Claude dejó de trabajar y de vivir en Noviembre del año pasado. Ambos artistas se caracterizaron por obras denominadas "arte envuelto", pues durante años recubrieron objetos y edificios. Estos instaladores son un punto de referencia para el arte actual desde la documenta de 1968, y entre sus trabajos vale mencionar el envoltorio del Pont Neuf, sus Gates en el Central Park (más de 7500 puertas blandas ubicadas en el parque de NYC, en 2005), o las once islas de Miami rodeadas de polipropileno rosado (1983).

Más polémicos fueron los trabajos de Marina Abramovic (la estrella del arte de acción, y poseedora un premio de Venecia en la cartera) y Ulay. Estos performers, estando en pareja en 1976, se besaron ininterrumpidamente hasta desmayarse durante la acción. Y es el tercer beso de la nota. Pero lo tempestuoso de las relaciones antes mencionadas también tiene un correlato en parejas gays. El artista total John Cage (1912/92) vivió con el coreógrafo Merce Cunningham quien falleciera hace pocos meses. Los pops Jasper Johns y Robert Rauschenberg fueron amantes, y quienes hacen obra a cuatro manos son los ingleses Gilbert & Georges. Ellos hacen obra conjunta con la apariencia de dos ingleses sesentones, vestidos formalmente, a los que nadie les adjudicaría su irreverente producción.

Corazón cordobés

En todo nuestro país hay ejemplos de estas parejas cuya densidad amatoria a de ser directamente proporcional a su obra, pero casualmente en el corazón del país, Córdoba, hay cierto exceso serrano. Algunos púgiles dispuestos a defender desde el cuadrilátero del arte el amor entre los creadores como una unión posible son, los jóvenes Gustavo Piñeiro y Lucia Arias, o Juan Sorrentino y Dolores Esteve, herederos de generaciones como la de los pintores María Amelia Luque y Tutuca Monteiro, también artísticamente incestuosos, por usar un término que Auster ha hecho circular.

Cecilia Rosso y Ciro del Barco son los videastas que recorren el camino entre el proyector y la notebook todas las veces que el viyeismo (castellanización no libre de polémicas) gane adeptos. Otra sociedad que ha tenido frutos (familiares y artísticos) exquisitos es la compuesta por Luis González Palma y Graciela de Oliveira quienes autoacuartelados en Cabana gozan en mutua compañía de sus creaciones. El caso de la dupla González Palma, tiene la particularidad de una doble ciudadanía cordobesa/guatemalteca.

El arte, un terreno donde la individualidad pareciera la única fórmula, ha reconocido en su seno a estos disidentes indisolubles, dispuestos a dar batalla para defender su amor, sea quien sea el oponente.-


viernes, 12 de febrero de 2010

Futuro 2.0

(Publicado por La Voz del Interior, en la sección de Opinión, el 12/02/2010)

“Somos un libro en blanco”, habría dicho Aristóteles. Lo mismo deben haber dicho muchas personas, allá por el SXV cuando la cultura se democratizó con el nacimiento de la imprenta. Imaginemos el cambio que eso conllevó para la humanidad cuando superó una distribución minoritaria y concéntrica del conocimiento. Desde la imprenta, acordemos, se empezó a escribir un nuevo y fascinante capítulo en la historia de los hombres, un capítulo escrito con letra de molde cuyo prólogo es de Gutenberg. Entonces cambiaron las propias dimensiones de la ciencia, la política, la historia, e inclusive la religión, mientras que las dinámicas sociales doblaron por la curva hacia la modernidad. Los contemporáneos jamás llegaron a interpretar la magnitud de la revolución, y sólo ahora, con varios siglos apilados llegamos a entender su enorme impacto.

Los avances en el reinado de la imprenta tienen un epílogo, casi una elegía en esta fallida historiografía, y es la invención de las computadoras allá por los 40s. Sin embargo, las computadoras por sí mismas no cambiaron la historia de la humanidad, e inclusive Internet, cuya definición es algo tan sencillo como una red grande y heterogénea de computadoras conectadas entre sí, no cambió radicalmente nuestra vida. Desde Gutenberg, la humanidad se comunicaba mediante un sistema unidireccional. Una voz propalaba hacia todos, difundía, y el resto escuchaba, o mejor dicho leía. En todo caso había varias voces, pero nosotros los receptores, los usuarios –en el caso de Internet- nadábamos en la información. De hecho fue tanta la información que se acumulaba que debimos dejar de nadar para comenzar a navegar por Internet. Pero ese tiempo se acabó. Empezamos, estrenamos con olor a auto cero kilómetro, un nuevo tiempo histórico que, con la perspectiva de siglos, será señalado como totémico.

El futuro es hoy

La comunidad Facebook (desde luego la más popular militancia de esta postmodernidad que nos toca vivir) acaba de cumplir sus primeros seis años , el 4 de febrero, y representa el mejor ejemplo de estos usuarios/protagonistas. Facebook en sí mismo es la nada más asombrosa y genial. Una biblioteca en blanco, donde cada usuario puede escribir su libro –con fotos y videos incluidos-. Ese libro de cada uno está disponible para la lectura de quien quiera, pero con una cualidad fascinante: se redacta constantemente mientras que otros libros se mezclan con el nuestro. Otros escriben mi libro. Si Facebook es una biblioteca de cientos de millones de volúmenes, y cada uno de nosotros lleva adelante una perpetua redacción, la imagen correcta sería lanzar todas las hojas por el aire, y en su sinuoso itinerario aéreo, esas páginas evanescentes de inquieta información se rozarán haciendo pequeñas sinapsis aquí y allá, hablando de mí, de todos nosotros, pero fundamentalmente se hablará de Ud.

Lo dijo la revista Time, “el personaje del año es Ud.” refiriéndose a Ud., estimado lector. Y esa es la característica de este tiempo 2.0, de esta cultura que toma prestada la hipótesis del teórico Tim O'Reilly quien en 2004 definió la web 2.0 como un modelo social por su enfoque colaborativo, un entorno de intercambio real, una construcción comunitaria.

En los últimos días, el gurú Steve Jobs presentó su Ipad, una tableta / pantalla que no tiene teclas, ni cables, ni enchufes, ni lectores multimedia, pero que sirve para casi todo: leer el diario, ver una película, navegar por Internet. Al día siguiente todos los periódicos internacionales le pusieron en su tapa, pero no quedaba claro si lo relevante del lanzamiento era el nuevo producto, o el destino de los medios de prensa. Tal vez Le Monde, el Corriere della Sera, o el NY Times, estaban diciendo “miren bien señores lectores a esos aparatitos, fijense que nuestra próxima cita, no dentro de mucho tiempo, será dentro de ellos”.


Yo, tu, él, nosotros

La historia de la humanidad, la cultura, la creación y uso del conocimiento ahora se está re-escribiendo circularmente. Ya no hay un punto final, sino que es una gran conversación que sólo excluye a las víctimas de la brecha digital, y algún ermitaño digital, parafraseando a Marc Prensky. Vivimos un tiempo no lineal, un mundo de confines imprecisos y de identidades en permanente construcción. Nos movemos, como la hiedra, echando raíces en distintos sitios, mezclándonos en cardúmenes virtuales, cambiando de dirección en una mar políglota donde los protagonistas tenemos voz y voto y somos todos más o menos parecidos, o lo que es lo mismo, completamente distintos. Vivimos un tiempo excitante, estimado libro en blanco.- Licencia Creative Commons
Cultura 2.0 por Pancho Marchiaro se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.
Basada en una obra en http://marchiaro.blogspot.com.ar/2010/02/futuro-20.html.

sábado, 6 de febrero de 2010

Un poeta en el Chateau


Las palabras de Joaquín Sabina tienen una voz más potente que el ruido hecho por la cascada catarata de sonido, al salir de la garganta del cantor.
Lógicamente frente a ese ejército de metáforas, uno se siente intimidado y no hay mucho para agregar.
Tal vez, vale mencionar que hace unos años leí unas palabras del maestro donde decía, que de todos los títulos y reconocimientos otorgados, el de “poeta” era un traje que le quedaba demasiado grande.
En Córdoba, cuando el artista recién aterrizaba, se le otorgó un Jerónimo Luis de Cabrera que se unió a la devoción de su público esa misma noche, en el Chateau, atenstiguando que ese traje de poeta, acá, le queda pintao.-