sábado, 26 de junio de 2010

Diccionarios de hijos a padres


Frente a los serios problemas de comunicación que actualmente se están dando entre padres e hijos, he aquí mi granito de arena (frase que odio tanto como “personitas”o cualquier otro instrumento de reducción de los niños, genios en embase chico que Antonio Seguí ha homenajeado muy bien con su frase “me tomó muchas décadas de trabajo llegar a ser un niño”)
La propuesta de diccionario es que sea Wiki y que, si alguien lo lee y quiere, me mande sus aportes como comentarios para que los vaya agregando.
Lo más importante es el nombre del autor, o sea el niño, a no plagiar que este Diccionario de la Rea Academia de Alto Alberdi es cosa seria.


Nuevos aportes de Constatino (mañana Cumple 3)
Petiné: Terminé
Petinar:, obvio, Terminar
Auto lalic: Auto de rally
Lamvic: Sandwich 
Mineto: Limonetto (de la Familia de las H2O) 


Ayeglí= Arreglé
Ketitevo= ¿Qué hiciste vos?
Mamo= Vamos
Pompame uno auto Volvagen rrande iaui= Comprame un Volswagen grande y azul (el muchacho no cree en la crisis o desconoce que ya no hay plan gobierno)
Te quiero puto= Te quiero mucho
Mamá, papá quiere pegar uno tiro en la cola”= Mamá: papá me quiere pegar un chirlo en la cola (Igual que en mucho / Puto, es la ch que jode, sin dudas)
Mangame= arremangame
Mirá papá la colalacha se fue a su casita”= mirá papá una cucaracha se metió en la zapatilla
"Mamá, ceyá la ventana que entran dragones"= Mamá, cerrá la ventana que entran ladrones
Mamá ¡bata de salir con el fumo! (Aporte de Genara)= (por el pucho que le desagrada enormemente y más porque tengo que salir de la casa)
Fuimos al mícodo (aportes de Iñaki)= Fuimos al médico
Vimos al mecáquino = Vimos al mecánico
Quero una tita = Quiero una galletita
(Y de Ulises) Tati = Cuando su padre pensaba que era Papi nos sorprendió al descubrir que era Iñaki
Pataiya (Aportes de Lautaro): zapatilla
Ticó-ticó: pantalón
Toiyo: calzoncillo
TutúLala: el auto de Lila
pttttttyyyy: pelota (es lo más parecidoo que puedo escribirlo)

Dravioles de dricota con Sacancrem (aportes de Blas): ravioles de ricota con casancrem
Miá qué lindo pedrito: mirá qué lindo perrito
Tuatuaje: tatuaje
Palotón (y la mamá de blas también): pantalón
Putilla: frutilla
Calcamonía: calcomanía "A un compañero mío lo operaron de las anécdotas y le pusieron anastasia". Traducción: A un compañero mío lo operaron de las amígdalas y le pusieron anestesia".

Mirá las guilledminas de Alicia (aportes de Emilia)= Mirá mis zapatos nuevos (después de ver la peli clásica de Alicia)
sto me hace calod (señala su buzo, el poncho o pulóver)= sacame que tengo calor
Ves? Campanita no teniba cadzas, se ha ponido vestidito y piednas= Campanita no tiene calzas
Picame=rascame
Te doy un bazo (+ la acción de abalanzarse sobre la persona y dar 1 abrazo de oso)= abrazar
Ceci!,¡Espéreme! (trato de Ud)= Esperá (por favor, esperame, cuando voy 2 ó pasos más adelante)
Mirá, se hizo chiquito, ponelo gande, así:,fs, fs, fs (sopla en el nudo del globo)=inflá el globo que se desinfló
Palito (1), Patito (2), Rulito(3), Sillita (4), y ... cinco!(5) = los números del ascensor hacia el dpto
Mami, ¿a dónde está la canción d^sta? =(abre la caja del CD y no está)
Las todtugas dejadín estaban descansando=Las tortugas están hibernando

mondearania (Aportes de Lord Santiago)= hombre araña
librir= leer. Ej:"ahora me toca librir a mí"
cuistos= twistos (ups..¿valía con marcas?)
cuaya= toalla
haceré= haré
hablación= discurso,parlamento, sanata. Ej: "con toda tu hablación no me dejás escuchar mi música"...

chocolapte (aportes de Tomás)= chocolate
pesit= pepsi
sarngue = sangre
pantón= pantalón

Uli, no habe mi Kiki (Aporte de la sobrinita de Juliana)= Juli, no le hables a mi Erik

Zoolokio (Aportes de Santino): zoológico
sacaquem: casamcrem
colate: chocolate
pacuca: capucha
palón: pantalón

era cocholapte (Aportes de tomás)= chocolate
lamumor = mal humor
ninun = ningún

ofificios (Aportes de Uma)= edificios
Riarierra= diarrea

sábado, 5 de junio de 2010

Todos los Cordobeses comos Pérez

En la novela Zapatos Italianos, el escritor sueco Henning Mankell (sí, hay otros grandes escandinavos además de Stieg Larsson) propone un personaje extraño. Se trata de una joven mujer manca que ha perdido accidentalmente un brazo y con ello la promesa de una importante carrera deportiva. Sin embargo, su mayor frustración es no poder aplaudir. Para este personaje, la antiquísima costumbre del aplauso, una práctica que ha acompañado siempre a la humanidad desde que el hombre desea expresar su gratitud, es la sal de la vida. Aplaudir, y que un aplauso solitario se vaya multiplicando en ecos y estos homogenizando en un solo ritmo que reúna a los asistentes es una experiencia inigualable. Ella lo sabe y lo añora. Un aplauso en solitario, el segundo que secunda dubitativo, el tercero… y un bramido en catarata posterior son una de las experiencias más intensas de la vida. Un momento de alegría compartida. Una conexión, el broche de oro de una vivencia grata, el premio al esfuerzo arriesgado. Alguien se ha lucido y todos, en cadena, queremos que se sepa. Como el Museo Municipal Genaro Pérez, que con mucho esfuerzo, ha inaugurado una segunda invasión de exposiciones demostrando que también hay cosas buenas en la Municipalidad, que hay personal comprometido, ideas y vida. Marcela Santanera, su nueva directora y un renovado equipo de militantes de la causa cultural como Jaime Díaz Gavier, han seducido a un mar de jóvenes para que se apoderen de forma contundente del museo y de todos los espacios del edificio. La presencia nocturna de un beso adolescente en la reja, y unos peinados ideales para la charla intelectual en el foyer así lo demuestran.

Aunque todos los museos y sus patrimonios pretenden ser una síntesis de sus pueblos, la ambivalencia casi esquizofrénica de la propuesta del Genaro Pérez, con una colección permanente tradicional (1000 obras con preferencia de precursores del SXIX y clásicos del SXX) y un primer piso con muestras temporales de artistas locales jóvenes, radicales, y comprometidos con la contemporaneidad nos pinta a la perfección. Eso que es Córdoba, dos antípodas: revolución y tradición, renovación universitaria y academicismo de naftalina está acá, en pleno centro, en el museo de todos nosotros. Y el público lo celebra.

Se dice que es de mal gusto aplaudir antes del final de la función, pero los asistentes al museo, la ciudad toda, ha de estar de pie e ir al museo, porque esa visita será vernos en un espejo sin tiempo. Si el Museo Caraffa estaba sosteniendo sólo la expectativa de toda la ciudad desde hace tiempo, ahora el Genaro Pérez se más hace visible. En sus salas ya se escucha, presten atención cordobeses, se está incrementando un aplauso lento que ganará seguidores, uno, dos… y el rumor reverberante que empieza a llegar desde los asientos del fondo.


(Obra de Cecilia Jausoro; fuente blog del museo)


Los datos: Museo Municipal de Bellas Artes Dr. Genaro Pérez . Av. General Paz 33. Entrada Libre y gratuita. 0351-4341646 . http://museogenaroperez.wordpress.com